Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medio centenar de familias con plaza de guardería pero sin edificio exigen su construcción

Los padres exigen al Ayuntamiento de Barcelona que cumpla sus compromisos

Unas 50 familias de alumnos de dos guarderías públicas municipales de Barcelona se han unido para reclamar al consistorio de la capital catalana una solución ante la falta de los edificios que deben albergar estos centros de educación, y amenazan con acciones legales si no se alcanza un acuerdo.

Un portavoz del Colectivo Ronda, al que han recurrido los padres afectados, ha señalado hoy que las guarderías afectadas son Caspolino y Jaén, ambas situadas en el barrio barcelonésde Gràcia, y que debían albergar a unos 200 niños entre ambas a partir de febrero del próximo año.

Una carta enviada por el Ayuntamiento de Barcelona el pasado mes de septiembre alertaba a los padres que tienen una plaza adjudicada en ambas que los dos edificios no estarían listos en las fechas anunciadas por el anterior consistorio. Ante esta situación, las familias se han ido organizando, primero a través de carteles y, ahora, con el apoyo del citado equipo de letrados, que espera aglutinar a los padres afectados y también a otros de una tercera guardería, Patufets, del barrio de Navas que se encuentra en una situación similar.

Un portavoz del Colectivo Ronda ha explicado que los padres exigen que el consistorio cumpla sus compromisos o que, en el supuesto de que sea imposible, adecúe barracones necesarios para suplir los edificios o espacios públicos existentes en desuso. También sugieren que se amplíe la ratio en las guarderías existentes más próximas a las que deberían haber sido construidas o que el ayuntamiento pague la diferencia en el caso de que los padres recurran a centros privados mientras no se construyan los tres centros.