Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El conflicto del centro Magerit, en vías de solución

Los afectados por el cierre abandonan esta medianoche su encierro tras alcanzar acuerdo con Asuntos Sociales.- Volverán si los informes avalan que se pueden usar las instalaciones

Los afectados por el cierre del centro ocupacional Magerit, cuya clausura se anunció de la noche a la mañana junto con otros dos centros que atendían a 300 dependientes, abandonarán esta medianoche su encierro después de cuatro meses y medio de protesta tras alcanzar un acuerdo con la Consejería de Asuntos Sociales, que les ha ofrecido un nuevo centro en Leganés para reubicar a los discapacitados y a los trabajadores que quieran trasladarse.

En una asamblea celebrada anoche, los encerrados estudiaron la oferta que Asuntos Sociales puso encima de la mesa el martes y decidieron levantar el encierro. Eso sí, volverán si los informes técnicos avalan que se pueden usar las instalaciones, aunque sea parcialmente. Según los acuerdos alcanzados, ambas partes aceptarán los resultados de los análisis detallados del edificio que está elaborando la empresa estatal Cedex. Desde la Plataforma Magerit, creada por los afectados, recuerdan que el consejero del ramo, Salvador Victoria, se comprometió en la reunión del 19 de julio a hacerlos públicos en cuanto estén listos, en torno a la primera quincena de agosto.

Un acuerdo "celebrado por todos"

En caso de que de estos informes se dedujese la necesidad de reformas con la posibilidad de utilización parcial o total del centro Magerit con plenas garantías para la seguridad de usuarios y trabajadores, el acuerdo recoge que se procederá a la "reutilización inmediata" del centro cerrado. Si por el contrario, de estos informes se derivara la necesidad de realizar reformas importantes que impidiesen usarlo o, incluso, no garantizasen esa seguridad, el consejero ha ofrecido como centro alternativo provisional el colegio Juan Ramón Jiménez, en el municipio de Leganés, justo enfrente del barrio de Carabanchel, donde está el Magerit.

"Con esto, se atiende nuestra demanda desde el principio del conflicto para que usuarios y profesionales puedan volver a estar juntos, con los mismos servicios y condiciones que se prestaban antes del día del cierre, en tanto se realizasen las reparaciones necesarias en Magerit," consideran los afectados. Salvador Victoria ha señalado esta mañana que el acuerdo lo han celebrado "todas las partes" y ha subrayado que están a la espera del informe. "Lo está realizando un órgano ajeno a la Comunidad de Madrid, un órgano de total solvencia y garantías técnicas. Estamos a la espera de lo que nos pueda decir", ha añadido.

Asimismo, a falta de concretar su ubicación, existe el compromiso de volver a dotar "de forma inmediata" a la asociación de padres del Magerit del local y medios para su normal actividad, y del que no disponían desde el día del cierre del centro. Todos los miembros de la Plataforma Magerit mantienen su compromiso de seguir trabajando para el cumplimiento y buen desarrollo de los acuerdos firmados y esperan seguir contando con el "ambiente de dialogo y negociación" demostrado en estos días y la "transparencia" del nuevo consejero. Para celebrar el fin del este encierro, este viernes, a partir de las ocho de la tarde, la plataforma invita a todos los que han ayudado en estos cuatro meses a compartir con ellos una sangría, música y testimonios, en el patio del Magerit, ubicado en la avenida General Ricardos, en Carabanchel.