Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

A 15 canapés por invitado

El almuerzo tras la boda será de pie y a base de pequeños bocados para poder comer y saludar a la vez

Hasta la realeza tiene problemas de espacio a la hora de invitar. Los 650 convidados a la recepción que la reina Isabel II ofrecerá después de la boda del día 29 de abril en el palacio de Buckingham almorzarán de pie y a base de canapés.

El menú es resultado de las limitaciones de espacio del palacio, según han señalado portavoces de la casa real. Al parecer las cocinas de Buckingham están solo equipadas para preparar cenas formales para unas 150 personas. Por eso se servirán unicamente canapés. Los cocineros prepararán 15 para cada uno de los invitados.

El palacio ofrece normalmente ocho tipos de canapés fríos y cinco calientes. Las especialidades incluyen salmón ahumado, crepes de hierbas, empanadas de Cornualles y rollos de salchicha. No son demasiado grandes. El truco es poderlos comer en dos bocados para así estar en disposición de hablar y saludar a los otros comensales.

Para acompañar las viandas habrá champán, vino espumos y una limonada hecha con sales de Epsom, una especialidad del palacio. También habrá diversas tartas, diseñadas por la repostera británica Fiona Cairns.

A este almuerzo asistirán representantes de todas las casas reales. Por España acudirán la reina Sofía y los príncipes de Asturias.

A esta recepción seguirá otra por la noche ofrecida por el príncipe Carlos.