Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Familiares y trabajadores protestan por el "cierre salvaje" de tres centros de discapacitados

Exigen que el Gobierno de Madrid les enseñe los documentos que alertan del peligro en estos edificios y unos plazos para su reapertura

Más de un centenar de usuarios, familiares y trabajadores de los tres centros para personas discapacitadas cerrados por la Comunidad de Madrid la pasada semana se han concentrado esta mañana ante la sede del Gobierno regional, en la Puerta del Sol, en protesta por lo que consideran una medida "salvaje" y "brutal" por parte de la Consejería de Familia y Asuntos Sociales. Estas tres instalaciones casi centenarias que atendían a 305 personas y no les dieron ni 24 horas para desalojarlas sin previo aviso. La consejería alega que en octubre se encargó un informe sobre el estado de estos edificios, que reveló "que podría haber algún daño estructural". Los informes son superficiales, aunque advierten de que "puede haber peligro".

Los manifestantes, que han mantenido cortada la Puerta del Sol de doce a una del mediodía, portaban pancartas en las que hacían patente su rechazo al cierre de los centros Magerit y Fray Bernardino de Carabanchel y el centro de Atención a los Discapacitados de Arganda del Rey y al posterior traslado de los trabajadores y usuarios a otras instalaciones. Además de trabajadores y familiares de los centros afectados -algunos de los cuales permanecen encerrados en el centro Magerit para evitar su cierre-, también había personal de otros centros para mostrar su solidaridad.

"Plazos" para una futura reapertura

Trabajadores y familiares exigen unos "plazos" para una futura reapertura de los centros en las mismas condiciones y acceder a los informes de la consejería sobre el estado de los edificios, que hasta el momento no han visto. La concejal socialista de Discapacidad en el Ayuntamiento de Madrid, Carmen Sánchez Carazo, ha atribuido lo ocurrido a una "falta de planificación y gestión" por parte del Gobierno de Esperanza Aguirre y ha denunciado que los centros a los que han sido trasladadas estas personas no están preparados para acoger a sus usuarios. Según un afectado con dos hermanos discapacitados, hay "hacinamiento" en el centro donde les van a conducir, con lo que se producirá un "incremento en la masificación".

El viernes pasado, el servicio regional llegó a un acuerdo con trabajadores de estos centro, pero una plataforma de familiares de los tres centros lo rechazaron y convocaron la protesta de hoy. Otros familiares sí suscribieron el pacto con el gerente del servicio regional, Américo Puente, por el cual la Consejería de Familia y Asuntos Sociales formará una comisión mixta con los representantes de las Asociaciones de Madres y Padres para seguir "el proceso de adaptación a los trasladados". La Defensora del Pueblo, María Luisa Cava de Llano, ha abierto una investigación sobre las razones que han motivado el cierre de los centros de un día para otro.

El conflicto llegará el próximo jueves a la Asamblea de Madrid, ya que el PSM ha anunciado que presentará una interpelación para que la Comunidad de Madrid informe de las motivaciones del cierre y de las condiciones en las que se están desarrollando los traslados. Ante la misma Asamblea se concentrará la Plataforma de Afectados, para seguir protestando y exigir la reapertura de los centros clausurados. Mientras tanto, trabajadores y familiares de los centros prosiguen su encierro en grupos de 30, en el centro Magerit.