Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Un 'flashmob' en el centro de Madrid en contra de la contaminación

Entre 100 y 200 personas acuden a la Puerta del Sol con una máscara puesta para reivindicar el derecho a tener aire limpio

La convocatoria fue sencilla: "¿Estás hart@ de que no se haga nada contra la contaminación que inunda Madrid? ¡Es el momento de demostrarlo!". El mensaje en Facebook pedía acudir a la Puerta de Sol, en el centro de Madrid, este sábado a las 18.30 con una máscara puesta. A las 18.45 había entre 100 y 200 personas.

La concentración fue un flashmob, que traducido al castellano desde el inglés significa una multitud instantánea. Es una muchedumbre que aparece en un sitio público en un momento determinado después de ser convocada por las redes sociales. Un factor común de estas apariciones espontáneas es que siempre hay un motivo: bien con un toque de humor, como una gran batalla de almohadas, o algo más serio, como la reivindicación del derecho de tener aire limpia.

La asistencia final del flashmob fue corta comparada con los datos en su página en Internet, donde 1.084 personas habían confirmado su presencia. En total casi 20.000 individuos habían recibido la invitación, pero la mayoría, unos 15.000 no habían contestado.

El organizador, Thomas Müntzer, explica en la página de la convocatoria que "la iniciativa no es una concentración, ni una manifestación". No está a favor o en contra a nadie. Müntzer destaca que no hay partidos políticos u organizaciones sociales detrás y que la idea surgió de una conversación entre amigos. Simplemente quieren "llamar la atención a los transeúntes del grave problema de salud pública que tenemos en Madrid provocado por la contaminación".

En los comentarios en Facebook, una internauta, Elena Asturiano, explica que no puede ir porque está trabajando. "Soy enfermera, así que estaré cuidando al montón de pacientes que tengo ingresados con enfermedades pulmonares crónicas". Asegura que los enfermos lo están pasando mal por la baja calidad del aire que respiran.