Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero: "No se trata de echarle la culpa a Rato por el informe del FMI"

El presidente del Gobierno recuerda que el documento del organismo internacional "elogiaba" en 2007 el sistema de crédito español

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha dicho hoy que el informe del Fondo Monetario Internacional (FMI), que minimiza el impacto de la crisis económica entre 2004 y 2007, cuando Rodrigo Rato estaba al frente del organismo, "cuestiona planteamientos políticos aplicados a la economía". Asimismo, ha recordado que el documento "elogiaba el sistema de crédito español entre 2007 y 2008". Zapatero, no obstante, ha exculpado al presidente de Caja Madrid: "Podría haber pasado con cualquiera".

El jefe del Ejecutivo afirmó "después de haber leído anoche el informe del FMI" que su contenido tiene una "extraordinaria importancia", pero indicó que "nada tiene que ver con un juicio a la gestión de Rodrigo Rato".

"Se critica a Rato, no es verdad. No es ese el lei motiv del informe. Rato estuvo una etapa pero hubo más", alertó sobre el verdadero objetivo del informe publicado por el Fondo Monetario Internacional. A su juicio, la importancia del informe es "mucho más de fondo" porque se pone de manifiesto que "el FMI no fue capaz de advertir" la llegada de la crisis económica "después de analizar a Estados Unidos, a Gran Bretaña, a la zona euro y a España".

Como prueba, resaltó que el FMI elogiaba en 2007 y 2008 "el dinámico sistema de crédito" de España y "dio por bueno que el sistema de desregulación capitaneado por EEUU era bueno y garantizaba estabilidad financiera".

Zapatero indicó que "el FMI no previó la crisis ni la magnitud ni el momento de la crisis" e incluso en el tercer trimestre de 2008 todavía lanzaba "un mensaje de continuo optimismo". Por eso, cree que ahora "algunos" deberían hacer una "reflexión".

Asimismo, Zapatero explicó que la reunión con Durao Barroso se centró en analizar la reunión que los líderes del eurogrupo mantendrán el próximo mes de marzo, que calificó de "trascendente". Explicó que el objetivo es "dar una respuesta global a la estabilidad de la zona euro, a la convergencia de los países de la zona euro y sus economías para que su competitividad avanzada den la fortaleza y la estabiidad que todos deseamos".

Para ello, señaló que las próximas semanas van a ser "decisivas" para que esa convergencia de los países que comparten el euro "tenga un gran respaldo" en la próxima reunión. Zapatero manifestó a Durao Barroso su pleno apoyo para que esa cumbre "tenga éxito" y pueda servir para devolver la confianza y la estabilidad a los países de la Unión Europea.

Por su parte, el presidente de la Comisión Europea coincidió en definir como "fundamental" la cumbre porque en ella se podrá "hacer más" por mejorar la competitividad de los países que comparten una moneda única y que "ahora trabajan juntos" por salir de la crisis económica.

Más información

  • El presidente del Gobierno recuerda que el documento del organismo internacional "elogiaba" en 2007 el sistema de crédito español