Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo ordena a la Generalitat que el castellano sea lengua vehicular en el sistema educativo

Maragall: "La sentencia no anula ni obliga a modificar ningún precepto ni artículo de la normativa vigente catalana"

El Tribunal Supremo ha dictado tres sentencias que obligan a la Generalitat a adoptar "cuantas medidas sean necesarias" para que el castellano se considere también lengua vehicular en el sistema educativo obligatorio de Cataluña, juntamente con el catalán. Las sentencias han sido dictadas por la Sala Cuarta de lo Contencioso-Administrativo del alto tribunal tras los recursos presentados por los padres de tres alumnos de Barcelona y Tarragona a los que la Generalitat denegó en 2006 su derecho ser escolarizados en castellano para cursar la educación infantil, primaria y la ESO. Desde la Generalitat, el consejero en funciones Ernest Maragall respondió que las sentencias no tocan nada.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ratificó parcialmente los planteamientos de la Generalitat pero ahora el Tribunal Supremo ha sido contundente reconocer a los padres su derecho a "la lengua castellana sea reintroducida como lengua vehicular de forma proporcional y equitativa en relación con el catalán en todos los cursos del ciclo de enseñanza obligatoria". Es decir, de cero a 16 años. Las sentencias establecen igualmente el derecho de los padres a recibir en castellano todas las comunicaciones, circulares y cualquier otra documentación que remita el centro escolar tanto de forma oral como escrita, siempre que lo soliciten.

La tres sentencias argumentan que la Generalitat deberá adoptar todas esas medidas "para adaptar su sistema de enseñanza a la nueva situación creada por la declaración de la sentencia" del Estatuto que dictó el Tribunal Constitucional. Esa resolución, dice ahora el Tribunal Supremo, considera también el castellano como lengua vehicular de la enseñanza en Cataluña, junto con el catalán.

El consejero de Educación catalán en funciones, Ernest Maragall, ha sido claro en la defensa del modelo:"La sentencia del Tribunal Supremo no anula ni obliga a modificar ningún precepto ni artículo de la normativa vigente catalana, que sigue siendo plenamente aplicable". Para el consejero, la sentencia solo se pronuncia sobre "situaciones individuales" y de ella "no se pueden derivar conclusiones generales sobre el sistema educativo catalán.

Las sentencias del Supremo pueden suponer el fin del modelo de inmersión lingüística que se aplica en Cataluña y el establecimiento de una doble vía educativa. Josep Lluís Carod Rovira, consejero de la vicepresidencia de la Generalitat en funciones, ha sido el primer cargo público en reaccionar a la sentencia. La ha calificado de "ataque sin precedentes" y ha pedido una reacción contundente de los partidos políticos y la sociedad catalana.

CiU dice que continuará con el modelo de inmersión lingüística

El portavoz parlamentario de Convergència i Unió, Oriol Pujol, ha destacado que la sentencia del Tribunal Supremo "no dice que falle la norma, dice que falla la aplicación de la norma", porque "reafirma y se aferra a lo que el Estatuto dice sobre la inmersión lingüística, no lo cuestiona como modelo".

Respecto a qué piensa hacer el futuro Gobierno de Artur Mas, Pujol ha asegurado que, "con carácter general", su intención es "preservar el modelo de inmersión lingüística". Además ha recordado que "el Tribunal Supremo no tiene jurisdicción para anular normas estatales o autonómicas" y ha subrayado que la sentencia llega después de "solo tres casos de entre más de un millón de alumnos de educación obligatoria".

Por su parte, la portavoz parlamentaria de Iniciativa per Catalunya-Esquerra Unida i Alternativa, Dolors Camats, ha considerado que "el modelo de escuela catalana vigente debe seguir siendo posible, porque permite el éxito académico pero también la cohesión social", y ha instado al futuro Gobierno que "garantice" la continuidad del modelo. Además, el ex presidente del Parlament Ernest Benach (ERC) ha apelado a los partidos catalanistas a rechazar la sentencia en el debate de investidura de mañana.

Más información