Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Zapatero ofrece a EE UU aumentar su presencia militar en España

El Gobierno español propone acoger, en la base naval de Rota, al nuevo mando del Pentágono para África.- "Todas las puertas están abiertas para usted", le dijo en enero el presidente al embajador de Obama.- Estados Unidos aún no ha decidido

El jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se dio prisa en agradar al presidente Barack Obama cuando, hace casi dos años, se instaló en la Casa Blanca. Le ofreció de entrada reforzar su presencia militar en la base de Rota e incluso instalar allí el recién creado mando del Pentágono para África (AFRICOM).

Para Zapatero se trataba de cerrar cuanto antes la tensa etapa vivida con George Bush, de afianzar la relación con su sucesor demócrata con el que, se creía en Moncloa -lo resaltó públicamente la entonces secretaria de organización del PSOE, Leire Pajín- existían muchas afinidades de todo tipo empezando por las ideológicas.

"Todas las puertas están abiertas para usted", le lanzó Zapatero a Alan Solomont, el nuevo embajador de EE UU en Madrid al que recibió por primera vez en Moncloa el 22 de enero pasado. "He dicho a mi equipo que el embajador de EE UU en España y el representante personal del presidente Obama no es otro embajador más sino alguien especial", agregó.

"España está abierta a incrementar la presencia de EE UU en la base naval de Rota (Cádiz) para que sirva a los objetivos del AFRICOM", escribió Solomont en la nota que resume sus dos horas de audiencia con Zapatero.

El sexto mando militar regional del Pentágono

El AFRICOM es el sexto mando militar regional del Pentágono. Lo creó en 2007 y se consagra específicamente a África. Su sede provisional está en Stuttgart (Alemania). Lo manda el general William Ward y es operativo desde 2008. Su principal objetivo es ayudar a los ejércitos africanos a mejorar su eficacia y a coordinarse entre ellos y con EE UU para luchar contra el terrorismo, la piratería y el crimen organizado.

Tras hacer su ofrecimiento general, el presidente preguntó al embajador "si el Gobierno de EE UU seguía interesado en instalar el AFRICOM o uno de sus componentes" en Rota. La base de utilización conjunta de Rota es una de las opciones barajadas como sede del AFRICOM, pero Washington no ha tomado aún una decisión.

Para EE UU Rota y Morón (Sevilla), la otra base compartida, son "plataformas estratégicas a mitad de camino entre EE UU y Afganistán e Irak", según su embajada. Cada año, los aviones militares estadounidenses efectúan 4.000 vuelos en España y se registran 250 atraques en los muelles de Rota.

El entusiasmo de Zapatero no decayó durante la conversación. Concluyó la audiencia con el nuevo embajador "describiéndose a sí mismo como un apasionado estudioso, desde hace largo tiempo, de la política (...)". "(...) sigue admirado y fascinado el escenario político norteamericano".

Intento de acercamiento a Bush

Antes incluso de que Obama llegase a la Casa Blanca, las bases conjuntas fueron utilizadas por el Gobierno español para intentar acercarse a la Administración de George Bush con la que tan malas relaciones mantenía desde la brusca retirada española de Irak en abril 2004.

En agosto de 2007, el entonces embajador de EE UU en España, Eduardo Aguirre, evocó, por primera vez, con sus interlocutores españoles "la posibilidad de colocar en Rota un componente del AFRICOM, el centro conjunto de operaciones de inteligencia", según recuerda él mismo en una nota confidencial redactada el 4 de junio de 2008, cuatro días antes de que el general Ward iniciase su primera visita a España.

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, contestó poco después al embajador "que tanto el presidente Zapatero como el ministro de Defensa, José Antonio Alonso [dejó el cargo en 2008], dicen que España acoge con entusiasmo el ser tomada en consideración para este proyecto".

El gabinete del secretario de Defensa de EE UU y la Junta de Jefes de Estado Mayor habían incluso indicado informalmente al embajador que "Rota es uno de los lugares que se toman en consideración para alojar la sede de AFRICOM" ahora provisionalmente en Stuttgart. "Creo", escribió Aguirre, "que España será receptiva a cualquier propuesta concreta que hagamos aunque albergar al cuartel general es un asunto de mayor calado político interno".

Recibido con entusiasmo en Madrid

El general Ward, el recién nombrado jefe del AFRICOM, fue recibido con entusiasmo en Madrid en junio de 2008. Tras escuchar la presentación del nuevo mando del Pentágono el entonces jefe de Estado Mayor de la Defensa, el general Félix Sanz Roldán, llegó a decirle: "El éxito del AFRICOM será el éxito de España".

Los interlocutores españoles le preguntaron por sus intenciones con relación a Rota, a lo que Ward contestó que "la cuestión de la sede permanente del AFRICOM se deja para el futuro", según explicó Hugo Llorens, número dos de la Embajada de EE UU en la nota que informa a Washington de la visita del general.

Durante su estancia, Ward invitó además a España a participar en las maniobras militares Flintlock que organiza el AFRICOM en varios países del Sahel (Malí, Burkina Faso, Senegal, Mauritania) para mejorar la coordinación de la lucha antiterrorista contra la rama local de Al Qaeda. Su propuesta fue aceptada y un grupo de oficiales y suboficiales españoles se desplazaron en secreto, la pasada primavera, a la zona para tomar parte en el ejercicio junto con otros militares europeos y de países africanos.

La participación española en Flintlock 10 se intentó mantener en secreto para evitar que la rama magrebí de Al Qaeda tomase represalias contra los dos rehenes catalanes -Roque Pascual y Albert Vilalta- que estuvieron hasta agosto en poder del grupo terrorista.

EE UU puso, por otra parte, a disposición del Gobierno español algunos medios de sus servicios de inteligencia para intentar localizar a los secuestrados en el norte de Malí. Zapatero le agradeció a Solomont esa ayuda que no sirvió de nada.

Para que AFRICOM gane en eficacia, el Pentágono mostró también su interés en que se amplíe la lista de puertos españoles en los que pueden atracar buques militares de propulsión nuclear. Ahora sólo son tres -Cartagena, Palma de Mallorca y Rota- a los que quiere añadir Tarragona y, sobre todo, Las Palmas. Por parte española no hay ninguna decisión tomada.

Puedes contactar en Eskup con el autor del artículo, Ignacio Cembrero. | Comenta esta noticia en la red social de EL PAÍS | La mayor filtración de la historia | Preguntas y respuestas | Ir al especial