Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un grupo de jóvenes vuelve a formar barricadas en llamas en Melilla

Protestan por no haber sido seleccionados en los programas de empleo de la Delegación de Gobierno.- Ocho detenidos por los disturbios en Melilla

Un grupo reducido de jóvenes, en su mayoría menores de edad, ha formado esta tarde barricadas con contenedores y neumáticos en llamas en el barrio melillense de Cabrerizas para protestar por no haber sido seleccionados en los programas de empleo de la Delegación de Gobierno. El incidente se produce tan solo un día después de que una escena similar, aunque con mayor virulencia, tuviera lugar en otra zona de Melilla, la Cañada de Hidún.

Los nuevos alborotadores han interpretado el encuentro entre el delegado del Gobierno, Gregorio Escobar, y algunos vecinos de la Cañada de Hidún como una revisión de los programas de empleo. "Ayer los de la Cañada incendiaron el barrio y hoy están en la Delegación de Gobierno para darles una solución", protesta Abdelal, que se pregunta si la única forma de ser escuchado es "montando esta guerra".

"Mis padres no pueden pagar el alquiler ni la luz, y pensábamos que a mi hermano lo iban a llamar para los planes de empleo, pero se ha quedado en la calle", se lamenta Hassan, de 17 años. "¿Qué quieren que comamos piedras?", añade el joven. "La guerra terminará cuando tengamos un trabajo digno", aseguró otro de los manifestantes.

Ocho detenidos

Los disturbios de ayer en los barrios periféricos de Melilla, que duraron hasta las dos de la madrugada, se han saldado con ocho detenidos, ha informado el delegado del Gobierno, Gregorio Escobar. "No se descarta que haya más detenciones", ha comentado el delegado, quien ha asegurado que "continúan las investigaciones para la detención de los autores intelectuales de los hechos". Porque ha querido diferenciar entre los autores materiales, los que quemaban contenedores, y los que no estaban allí presentes pero fueron, según Escobar, los que pusieron en marcha la protesta.

Escobar ha insistido en que los autores de los disturbios fueron un grupo minoritario con presencia de menores. "No creo que la realidad de las protestas se deba a los planes de empleo y a la baremación realizada", ha argumentado, aunque ha reconocido que varias personas se habían acercado ya a lo largo de la mañana para mostrar su preocupación por las listas que habían sido publicadas. Los alborotadores, que portaban una pancarta en la que se pedía un empleo digno, manifestaban ayer a EL PAÍS que no estaban de acuerdo "con que en una misma familia haya hasta tres contrataciones. Lo justo sería un sueldo por familia, para que podamos comer todos".

Imbroda pide acabar "con la manipulación de los planes de empleo"

Por su parte, el presidente de la Ciudad Autónoma, Juan José Imbroda, ha valorado los desperfectos en la ciudad en 75.000 euros. "Ellos tienen un respaldo moral para quejarse", ha añadido, "pero no es el proceso ni las formas a seguir, y no puedo compartirlas". Imbroda también ha pedido, como "aviso a navegantes", que "se acabe ya con la manipulación de los planes de empleo". Del mismo modo ha solicitado nuevas herramientas para acabar con la pobreza y el desempleo, y ha recordado que Melilla tiene uno de los índices más altos de fracaso escolar, con una población en paro de casi el 20%. También ha incidido en remarcar "un camino pacífico para acercar posturas y manifestar su problemática".

Los disturbios comenzaron ayer a partir de las cinco de la tarde en la Cañada de Hidún, barrio más pobre de Melilla cuyos habitantes son todos musulmanes y donde se registra la tasa más alta de desempleo. Los altercados se prolongaron por la noche, recorriendo los alborotadores otros barrios periféricos en los que destrozaron coches, quemaron ruedas y contenedores y se enfrentaron a la policía con pedradas. La acción conjunta de la Policía Nacional y la Guardia Civil con la utilización de material antidisturbios pudo dar por zanjada la revuelta ya casi a las dos de la madrugada.

El Grupo Popular va a presentar enmiendas a los Presupuestos Generales del Estado para solicitar ampliación en las partidas de Empleo, Sanidad, Fomento y Trabajo. Lo ha confirmado en rueda de prensa la secretaria de Comunicación del Partido Popular en Melilla, Cristina Rivas, quien a su vez condenaba los hechos "porque no son la vía de encontrar una solución".