Presupuestos 2011

El Gobierno cierra con PNV y con CC un pacto de estabilidad para toda la legislatura

El pacto supondrá el traspaso de 20 competencias al País Vasco y una inversión de 112 millones de euros en la comunidad

El Gobierno ha firmado con el PNV y Coalición Canaria un acuerdo de estabilidad económica, política e institucional que no solo permitirá al Ejecutivo de Zapatero aprobar los Presupuestos Generales de 2011 sino que se prolongará durante toda la legislatura. Con este pacto, el PSOE se asegura sacar adelante las cuentas para 2011 y previsiblemente las reformas de calado pendientes y, entre ellas, las pensiones. Como contrapartida, una veintena de políticas serán traspasadas al País Vasco, comunidad que recibirá además 120 millones en inversiones. Una vez despejado el horizonte de 2011, las fuentes socialistas consultadas dan por seguro que Zapatero agotará la legislatura.

Una hora después de que se hiciera público el acuerdo "de estabilidad" entre el Grupo Socialista y el PNV, llegó el acuerdo con Coalición Canaria (CC), que el lunes sellará el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, con el presidente de Canarias, Paulino Rivero. Pero el trabajo ya está hecho. En varias reuniones de esta semana, la última ayer por la mañana, representantes del Gobierno canario, del Ministerio de Economía y Hacienda y del Grupo Socialista, cerraron los acuerdos que se traducirán en enmiendas conjuntas, del PSOE y de CC, a los Presupuestos del Estado. Esta es la misma técnica que se va a utilizar con el PNV, después de las negociaciones que ha encabezado José Antonio Alonso en nombre de los socialistas.

En el caso del PNV, el pacto supondrá el traspaso de 20 políticas al País Vasco para el desarrollo del Estatuto de Gernika, según ha informado Alonso, que ha calificado el acuerdo de "satisfactorio para todo el mundo" porque servirá para dotar a España de "estabilidad política y confianza económica", tanto dentro del país como en los agentes e instituciones económicas internacionales.

Políticas activas de empleo

De las 20 competencias, de las que tres se traspasarán antes de queconcluya 2010 y el resto en 2011, Alonso ha destacado el traspaso delas políticas activas de empleo y de los aspectos de la inspección de trabajo relacionados con las competencias del Ejecutivo vasco. El portavoz socialista ha aclarado que el acuerdo no supondrá el desarrollo definitivo del Estatuto de Gernika, pero ha afirmado que"las partes seguirán trabajando para explorar el resto de materias que figuran en el Estatuto y que no son objeto de traspaso de este acuerdo".

El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, ha calificado el acuerdo de "paso determinante" para "encauzar el cumplimiento íntegro del Estatuto de Gernika". Urkullu ha comparecido con el portavoz parlamentario, Josu Erkoreka, en la sede central del PNV, donde estaba reunida la Asamblea Nacional para ser informada de lo pactado. Urkullu ha puesto en valor además la "proyección exterior" y el reconocimiento "internacional al Concierto Económico" que a su juicio supondrá la presencia vasca en las reuniones de tres grupos de trabajo del Ecofin. El País Vasco será el único ente subestatal con esa posibilidad, ha resaltado.

Además ha subrayado los 112 millones de euros de inversiones en Euskadi que se negociarán en las enmiendas parciales y los proeyctos esetratégicos, especialmente el compromiso de mantener los ritmos de la Y ferroviaria (AVE vasco). En el tintero ha quedado cualquier mención al traspaso de las prisiones.

El presidente del PNV ha admitido que el acuerdo no contempla nada sobre terrorismo, pacificción o normalización, pero ha insistido en que el tiempo que el acuerdo proporciona a Zapatero no debeía desaprovecharse. "Tenemos manos libres", ha asegurado. Pese a esa resistencia y un poco contradictoriamente, Urkullu sí ha admitido que su partido ha abierto a Zapatero "una senda para el cumplimiento de la legislatura", que el presidente tendrá que mantener con un ejercicio permanente de entendimiendo. Erkoreka ha sido menos opaco. "Si los proyectos son razonables y en sintonía con el objetivo de mantener la estabilidad, hay una perspectiva de entendimiento notable", ha admitido.

Comisión paritaria

Los traspasos al País Vasco se acordarán en una comisión paritaria formada por seis personas, tres del PNV y tres del PSOE. Aunque Alonso no ha desvelado la identidad de ninguno de los miembros, ha asegurado que habrá dos socialistas vascos, entre ellos, probablemente Eduardo Madina, el número dos del Grupo Socialista.

El objetivo de la comisión será supervisar el desarrollo del acuerdo y el despliegue estatutario, que se plasmará en un calendario que tendrá como plazo el final de esta legislatura. El paquete de traspasos pendientes abarca cuestiones como el crédito y banca, seguros, crédito oficial..., y se materializarán por vía traspaso o convenio, según los casos. Este bloque final de traspasos, junto con inversiones en materia de investigación, completa el acuerdo, alcanzado hace tres semanas, entre el Gobierno y el PNV sobre la transferencia al País Vasco de las políticas activas de empleo. Este acuerdo entre socialistas y peneuvistas no se extiende a la futurible política de alianzas de cara a los resultados de las elecciones municipales y forales del próximo mayo en el País Vasco, pese a las especulaciones en tal sentido.

Alonso ha querido despejar la duda de que el acuerdo deje en entredicho al lehendakari Patxi López y cree fricciones con los socialistas vascos y ha insistido en que han sido informados puntualmente de las negociaciones. "Ayer Zapatero llamó a Patxi López para ponerle al corriente del acuerdo", ha asegurado Alonso, que ha respaldado la posición del lehendakari. El PSE-EE "sabe que [el acuerdo] es bueno para la buena marcha de España, y por supuesto para el País Vasco", ha apostillado.