Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
SI YO TE CONTARA... HISTORIAS DE LOS LECTORES

Queridos Reyes Magos

Tranquilos, no voy a pediros ni muñecas, ni videojuegos ni siquiera una bicicleta. Se me ha ocurrido algo mucho mejor, algo con lo que mis colegas van a flipar y voy a ser la envidia de todos: quiero un futuro

Ya sé que hace muchos años que no os escribo pero es que realmente no se me ocurría nada que valiera la pena, algo que deseara con tanta fuerza como para recurrir a vuestros poderes mágicos. Tranquilos, no voy a pediros ni muñecas, ni videojuegos ni siquiera una bicicleta, que la última que me trajisteis me la robaron, por cierto. Se me ha ocurrido algo mucho mejor, algo con lo que mis colegas van a flipar y voy a ser la envidia de todos: quiero un futuro.

Tranquilos, como sé que estáis bastante liadillos, os he ahorrado un poquito de trabajo. Tengo 25 añazos (con lo cual ya tenéis medio camino hecho, ¿no?), soy licenciada en Traducción e Interpretación, estoy estudiando Turismo a distancia, he hecho el CAP y algún curso que otro y llevo viviendo en Francia y en el Reino Unido como becaria tres años. Sí, ya sé lo que me vais a decir... quizás me falta un máster. Puede ser. Pero es que resulta que justo cuando me estaba matriculando en uno, me llamaron para ofrecerme una beca en Londres. Y como yo siempre he sido de las de creer en el destino, aquí estoy, trabajando en el mismo colegio como auxiliar de conversación por segundo año. Soy consciente de que este trabajo no está muy valorado en España pero que queréis que os diga, prefiero seguir perfeccionando mi inglés mientras estudio a distancia que estar en España estudiando cualquier máster, que en lugar de asegurarme un buen puesto en el mundo laboral, como ocurría antes cuando nadie se podía permitir un máster porque apenas había oferta y eran desorbitadamente caros; solo sirve para lucrar a las universidades españolas y engañar a los miles de recién licenciados para que opten por una especialización que debería impulsarse dentro de la propia carrera. Y bueno, tranquilos. Esto no acaba aquí. Os lo voy a poner todavía un poquito más fácil: he decidido que el año que viene voy a preparar oposiciones. ¿Qué os parece? ¿Mejor así?

Ya... vale, que no las van a convocar y en el caso de que lo hagan saldrán muy pocas plazas y mis posibilidades serán remotas. Sí, lo sé. Pero es que yo quiero un futuro seguro, con un puesto fijo para toda la vida, con un horario reducidito de esos que me permita tomar mis cafés con mis colegas las funcios, con un sueldo aceptable y mi mes de vacaciones.

En fin, en el caso de que lo de mi futuro de funcionaria no lo acabéis de ver, sólo quería pediros un último favor. Yo soy consciente de que lo de opositar va para largo pero a ver si por lo menos podéis motivar a mis colegas. Tranquilos, no son muchos, solo unos cuantos miles de jóvenes recién licenciados, que se levantan cada día sin saber a dónde más pueden enviar su currículo, que los hay que hasta trabajan gratis con tal de inflar experiencia, que ya no saben qué más estudiar ni a qué país ir a ampliar sus conocimientos, que sienten rabia cada vez que tienen que pedirle dinero a sus padres para seguir formándose o simplemente para tomar una caña con los colegas y consolarse porque, pobrecitos, les ha tocado vivir en época de crisis. Y es que aunque están sobradamente preparados, no hay nada de lo suyo, de eso por lo que han estado soñando y luchando desde que os escribían cartas pidiéndoos una bicicleta como hice yo. Muchas gracias y espero que se dé bien la Navidad.

¡Ah! ¡Se me olvidaba! Que he sido buena... ¿eh? Por si lo habíais dudado.