Los Obama se van de vacaciones

El presidente de EE UU, junto a su familia, visita Bar Harbor, en Maine

EFE Washington 17 JUL 2010 - 17:14 CET

Como una familia más, los Obama han estrenado el periodo vacacional este 15 de julio. El presidente de EE UU, acompañado por su mujer Michelle, y sus hijas Malia y Sasha, ha elegido para su fin de semana el parque nacional de Acadia, en el noreste del país. La familia ha subido al Cadillac Mountain, alcanzando la cima, a unos 467 metros. La localidad en la que están hospedados desde ayer es Bar Harbor, donde han aprovechado también para jugar al tenis en un selecto club deportivo de los años 30, según ha informado el portavoz de la Casa Blanca Bill Burton.

Después, el presidente ha tomado un helado para refrescarse (con sabor a coco) y la familia al completo ha dado un pequeño paseo en barca en la Frenchman Bay. Muchos turistas se han visto sorprendidos por la presencia de la familia presidencial, y han aprovechado para saludarles y pedirles fotografías con ellos.

Ayer, los Obama comenzaron su estancia en Bar Harbor con un recorrido en bicicleta en las cercanías del lago Witch Hole Pond, en las cercanías de la localidad.

La escapada de fin de semana representa un anticipo de las vacaciones que se espera que el presidente y su familia tomen en agosto, aunque por el momento la Casa Blanca no ha anunciado ni fechas ni lugares. El año pasado, los Obama se fueron de vacaciones a finales de agosto, a uno de los enclaves más exclusivos del país, la isla de Martha's Vineyard, frente a la costa de Massachusetts. Allí alquilaron una propiedad conocida como Blue Heron Farm (la Granja de la Garza Azul), que cuenta con su propia playa privada, una huerta con manzanos, piscina y una cancha de baloncesto, en la que el presidente pudo practicar su deporte favorito.

Otras noticias

La familia presidencial, en su fin de semana de vacaciones en Maine / AFP

Últimas noticias

Ver todo el día

México choca con el presidente de Uruguay por el caso Iguala

La cancillería "rechaza categóricamente" las críticas de Mújica y decide convocar al embajador uruguayo

La sociedad postnacional

Hemos de recuperar el legado de afecto y civilidad que permita la convivencia y superar la epidemia identitaria que nos aturde

Despedida barroca

Natalie Dessay demuestra en el Liceu que la expresividad y la emoción de su canto siguen intactas a pesar de los problemas de salud que la llevan a dejar los escenarios

‘Si és que hi ha cases d’algú…’

Mientras los promotores de Caufec volvían a mirar sus planos, en Barcelona se producía la semana negra de los deshaucios

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana