Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

González: "Cuando las cosas van mal, militancia pura y dura"

El ex presidente insta a Zapatero a "trabajar para que el PP esté en la oposición seis años más, por lo menos".- El jefe del Gobierno afirma que hay tres reformas pendientes: la financiera, la del sistema de pensiones y la del mercado laboral

Contra nuevos males, viejos idearios. "Cuando las cosas van mal, militancia pura y dura", así de tajante -motivo de aplausos- se ha mostrado el ex presidente del Gobierno Felipe González, durante la celebración del primer centenario de la llegada del PSOE al Congreso de los Diputados. En un mano a mano con el actual jefe del Ejecutivo, en la sala Internacional de la Cámara baja, González ha instado a su partido a sacudirse "la depre" y a trabajar para "que el PP esté en la oposición seis años más, por lo menos". En su turno de palabra, José Luis Rodríguez Zapatero ha avanzado que quedan tres reformas pendientes: la financiera, la del sistema de pensiones y la del mercado laboral. "Felipe, de depre nada, estamos con toda la fuerza y toda la convicción", ha replicado a su predecesor.

La crisis económica y financiera ha centrado buena parte de sus intervenciones, en las que han animado a los españoles a arrimar el hombro, y a la oposición a actuar con responsabilidad. "Para cobrar más hay que trabajar más", ha dicho González. Mientras que Zapatero ha advertido que "lo que funciona es pensar primero en España y luego en los intereses partidistas". El presidente también ha defendido las medidas de ajuste de su Gabinete "como el requisito para perfeccionar el estado de bienestar".

Los ex ministros de González

El acto de homenaje a los 100 años del Grupo Parlamentario Socialista ha reunido a varias generaciones de políticos que han estado y están al frente de las bancadas de Congreso y Senado. Junto a parlamentarios de las dos legislaturas de Zapatero, ex ministros de la época de gobierno de Felipe González han acudido a la celebración, informa Anabel Díez. Entre ellos, Javier Moscoso, ministro de la Presidencia en el primer Ejecutivo de González; el ex titular de Agricultura Carlos Romero; el de Economía Carlos Solchaga; del Interior Jose Luis Corcuera y José Barrionuevo; de Exteriores, Educación y Cultura Javier Solana; de Sanidad Ángeles Amador y la ministra portavoz durante la tercera legislatura socialista Rosa Conde.

Felipe González, el primero en hablar, ha señalado que "las dificultades no son desdeñables pero son superables". El ex presidente ha arrancado el aplauso de los asistentes al acto al reivindicar la militancia ante los peores momentos y ha señalado: "Quiero hacer una declaración de principios que seguro será malinterpretada: cuando el partido va bien, el país va bien, a mí me cuesta menos trabajo tomar distancia, me resulta fácil". "Pero cuando el partido pasa por dificultades y nos cuesta trabajo encontrar el propósito y el sentido, me siento más próximo", ha dicho.

El ex presidente ha analizado lo que denominó como una crisis internacional "sistémica y viral"; y se ha referido a la reacción que han tenido otros países para combatirla. "Este Gobierno de improvisadores -ha señalado el ex presidente con ironía- ha hecho el ajuste antes que ningún país, antes que Francia, Alemania, Italia yReino Unido". González ha recordado que la "economía social de mercado y sostenible" tendrá que competir con "una realidad que dice que el 70% del crecimiento mundial lo van a producir los países emergentes los próximos años".

Tampoco ha dudado en hacer un vaticinio: "Si el modelo (europeo) no se adapta a la situación del siglo XXI morirá lentamente". Y ha advertido que esta tarea no se puede hacer en solitario. En este punto, González ha aprovechado para criticar la actitud de la oposición: "Tenemos mejores cifras que Gran Bretaña, que Francia, pero la oposición, con un sentido patriótico, nos compara con el país que va peor".

"Hay que trabajar más"

González ha revelado que en la cena de Grecia sobre el rescate de ese país propuso varias medidas, entre ellas, "políticas anticíclicas" y la reforma inmediata del sistema financiero. "Ya se está incubando la siguiente crisis financiera. Nada ha cambiado. Que vengan los políticos a rescatarnos del agujero en el que nos ha metido la mano invisible del mercado. Y cuando los hemos rescatado -a los mercados- especulan contra nuestra deuda pública, que tenemos por haberles rescatado. Regulen el sistema financiero antes de que os regule él", ha dicho.

González también ha señalado que "a lo mejor es progresista decirle a la gente que hay que trabajar más". Y hacriticado que "la productividad a igualdad de trabajo la define el que menos trabaja". "¿Estamos mal? Sí, estamos mal. Si está mal el país estamos mal nosotros. La mayor desgracia es dejar al país en manos de la oposición actual".

También ha pedido un esfuerzo al partido para explicar los proyectos: "Necesitamos que se movilice este partido para explicar la economía que queremos, y por qué sufrimos más que otros. Hay que explicar las cosas como son". El ex presidente no usó medias tintas al señalar: "Y para pagar mejor, tenemos que crecer con productividad y competitividad" "Y también que hay que trabajar más. El nivel de productividad no lo puede marcar el que menos trabaje sino el que más trabaje".

"Es uno de los momentos menos malo de nuestra historia. Tenemos un PIB, pese a la crisis, por encima de Italia. ¿Quién nos lo hubiera dicho? Pero estaremos peor si tiramos piedras contra nuestro tejado como hace el PP. Si te ven la yugular te muerden. Vamos a trabajar para que esperen otros seis años más", ha concluido.

Un SMS de Felipe

En su turno de palabra, el presidente del Gobierno llamó a "poner en orden el sistema financiero", aunque recordo que en España " no ha quebrado ningún banco". Y pidió confianza en el Banco de España. También reveló que al día siguiente de anunciar las medidas de ajuste en el Parlamento, González le envío un SMS, "el de más cariño y apoyo desde que le conozco: 'Hoy más que nunca tienes mi apoyo, gobernar es esto, tomar decisiones duras".

Tras tener un recuerdo para Pablo Iglesias y para todos los parlamentarios que llegaron al Congreso en 1977, Zapatero se ha dirigido a González entre aplausos: "Felipe, de depre nada, no estamos nada deprimidos los socialistas. Y por ello vamos a seguir ejerciendo con responsabilidad para superar la crisis, la estabilidad y solvencia; cambiar la economía para productividad de manera más sostenible".

El presidente aprovechó para defender su proyecto de reforma laboral: "No tenemos una adaptabilidad a una situación de crisis", ha explicado Zapatero en relación a la fuerte destrucción de empleocuando cae el PIB. "Vamos a abordarlo con la reforma laboral: hemos dialogado mucho. El diálogo es útil, haya acuerdo o no" "La reforma va a ser mejor después de haber dialogado".

Alfonso Guerra

El debate viene precedido por la intervención de Alfonso Guerra, presidente de la Comisión Constitucional; José Bono, presidente del Congreso; Gregorio Peces Barba, padre de la Constitución; José Antonio Alonso, portavoz socialista en el Congreso, y Eduardo Madina, secretario general del Grupo Socialista en la Cámara baja.

En su intervención, Guerra ha afirmado que todas las "claves de bóveda" de las mejoras que a lo largo de la historia reciente se han producido en España "han pasado por el discurso y la práctica política de los socialistas", y ha señalado que el Gobierno actual, "digno heredero de los principios del socialismo", ha seguido avanzando por la senda de "la ampliación de las libertades y los derechos individuales, el compromiso con las políticas sociales, con la modernización del país, y el apoyo a quienes más lo necesitan -pensionistas, trabajadores, desempleados-, aún en un contexto de dificultad económica como la actual".

El ex vicepresidente ha mostrado el apoyo a la respuesta del Gobierno frente a la crisis -"Una crisis que se origina por las políticas de la derecha", ha subrayado- y ha criticado la actitud "destructiva y sin alternativas" del PP. "Vamos a seguir adelante por nuestra historia, por pasión, por coraje y porque tenemos razones para sacar adelante a este país de la situación que estamos viviendo", ha concluido.