Más de un tercio de los infractores reincidentes tarda solo seis meses en tener un nuevo accidente

Tres millones y medio de automovilistas provocan al menos un siniestro en tres años, y medio millón de conductores, dos o más

ELSA GRANDA Madrid 4 JUN 2010 - 14:25 CET

La reincidencia está en el punto de mira de la lucha contra la siniestralidad en las carreteras españolas. Muchos conductores se han mostrado inmunes a las grandes medidas puestas en marcha en los últimos años: ni el carné por puntos, ni la reforma de Código Penal... nada parece hacerles virar su rumbo temerario. Un estudio elaborado por la Fundación Mutua Madrileña con datos de los años 2007, 2008 y 2009 y una muestra de 1.800.000 conductores no profesionales en toda España da algunas pistas del comportamiento de estos automovilistas inmunizados contra cualquier medida de represión o concienciación. La principal conclusión del informe es que existe un porcentaje, que aunque pequeño respecto al total de los conductores, supone medio millón de personas a quienes no les disuaden ni sus propios accidentes.

Más de tres millones y medio de conductores, un 15% del total, han causado al menos un accidente en los tres años analizados. La mayoría de ellos ha aprendido tras el siniestro del error y modifica sus hábitos de conducción. Según el estudio, coordinado por el catedrático Jesús Vegas Asensio, estos "adquieren pautas de conducción más prudentes". Sin embargo, un tercio (480.000 conductores), el 2% del total, provoca dos o más siniestros en tres años. 160.000 de esos automovilistas vuelven a causar un nuevo siniestro seis meses después del anterior. Mientras que la mitad, 240.000, se estrella al año.

Contra lo que se podría pensar, hombres y mujeres reinciden en igual proporción. Según el análisis de la fundación dependiente de la compañía de seguros, los jóvenes entre 18 y 29 años son los que "menos aprenden de sus errores al volante": pueden llegar a causar más de dos accidentes en tres años, y tienen un 75% más de probabilidades de volver a provocar un siniestro que el resto de la población.

Más accidentes y más graves

Las diferencias entre hombres y mujeres en la siniestralidad al volante siguen siendo muy grandes, y quedan una vez más reflejadas en este trabajo: ellas tienen menos accidentes, y los choques de los hombres son más graves. Según el informe, los menores de 30 años tienen casi cuatro veces más accidentes con lesionados que los mayores de 60, aunque el rango de edades crítico en función de la gravedad del accidente es el comprendido entre 40 y 50 años. Los expertos explican que esto se debe en gran medida a que en ese grupo de edad los varones "se decantan por coches más caros y potentes y su experiencia se ve contrarrestada en ocasiones por el exceso de confianza". El grupo de automovilistas entre 60 y 65 años es el que menos accidentes tiene, y los mayores de 70 son los que se vuelven más precavidos al volante tras provocar un siniestro.

También es curioso comprobar la geografía de la reincidencia, que aumenta radialmente desde el centro peninsular "con claro predominio de las zonas noroeste y sureste". Las comunidades en las que se concentra un mayor número de reincidentes, con casi el 3% del total, son Galicia, Asturias y Cantabria; mientras que los conductores de Madrid y Castilla-La Mancha son los que menos recaen en la accidentalidad, con un 1%. Los responsables del informe señalan que las diferencias geográficas "pueden deberse a que [las comunidades con mayor número de reincidentes] son aquellas que tienen un alto índice de lluvia (zona norte) o las que presentan incrementos de población y de densidad de tráfico estacional, es decir, las zonas costeras (sur y levante) debido al turismo".

Los accidentes de los hijos

Las diferencias en la siniestralidad entre ambos sexos se van igualando a medida que aumenta la edad. Un dato curioso es que la accidentalidad registrada en las mujeres a partir de los 50 años está por encima de la de los hombres. Según la Fundación Mutua Madrileña, este dato debe matizarse, ya que "el incremento se produce en muchos casos por la utilización del vehículo de la madre por parte de los hijos de entre 18 y 20 años".

La aseguradora concluye su informe ofreciendo una serie de consejos a los conductores para evitar siniestros: extremar la precaución en caso de lluvia, nieve o calor intenso, realizar un curso de conducción segura, transmitir la experiencia adquirida a los hijos y ayudarles a que se familiaricen con el vehículo, supervisar el estado del vehículo y, por último, aprender de los errores de otros accidentes.

Otras noticias

Imagen de archivo de un accidente mortal en la A-7 en La Vall d'Uixó. / ÁNGEL SÁNCHEZ

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana