Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero: "Ni cambio ni bandazo, responsabilidad"

El presidente asegura que los "sacrificios darán su fruto y España volverá a la prosperidad".- Zapatero augura que habrá reforma laboral si patronal y sindicatos tienen voluntad de acuerdo.- "ETA está en su declive final", ha dicho el presidente

En un acto de su partido, el PSOE, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha respondido a las críticas y reproches que le han proferido desde que anunció un plan de ajuste del gasto público. "Ni cambio ni bandazo, responsabilidad", ha dicho en respuesta a la impresión generalizada de que Zapatero, con el recorte del sueldo a los funcionarios, la congelación de pensiones y otras medidas restrictivas, ha dado un giro a su política social.

Más de 4.000 personas, entre ellas unos 2.000 alcaldes y concejales socialistas, le han escuchado explicar en Elche (Alicante) el por qué de estas medidas y el augurio de que con las mismas España volverá a crecer económicamente. "Con el esfuerzo que ahora pedimos a los ciudadanos garantizaremos la prosperidad del mañana", aseguró ante su gente, que en todo momento alabó a gritos su determinación. "¡Valiente, valiente!", fue el adjetivo que más le han dirigido. "Hoy más que nunca, antes que nada, está el interés de España, por encima del interés del partido", ha defendido como apuesta para todos los cargos públicos que le han escuchado.

Paso a paso, el presidente ha desgranado las medidas que ha tomado desde que empezó la crisis y cómo a primeros de mayo "todos los países de la zona euro" tuvieron que "improvisar" -dicho con ironía- 700.000 millones para defender el euro. De ahí vinieron las mayores exigencias para reducir el déficit.

Zapatero ha subrayado además que no tiene "ninguna duda de que España, un país fuerte, cumplirá con sus obligaciones" y que el PSOE "es el partido de las políticas sociales". Tras recordar todas las iniciativas del Gobierno que preside, ha zanjado: "No acepto ninguna crítica a las medidas del Gobierno por parte de aquellos que nunca se han acordado de las políticas sociales".

Respecto al recorte salarial a los funcionarios ha asegurado que prácticamente no afectará a los salarios más bajos. "Equidad en los esfuerzos, todo el país tiene que hacer un esfuerzo colectivo, pero a los que menos posibilidades tienen no se les puede pedir un esfuerzo, y a los que más tienen es a quienes hay que pedirles ese esfuerzo", ha proclamado.

A los empleados públicos, a quienes se les va a reducir el sueldo de media un 5%, Zapatero les ha dirigido las siguientes palabras: "El esfuerzo que les pido ahora es duro, pero no es en vano; es útil. Quiero que sepan que contribuye al porvenir de este país y a que gente mantenga su empleo y a que podamos seguir protegiendo al 80% de los desempleados".

El presidente ha subrayado que los "sacrificios darán su fruto y España volverá a la prosperidad". Fue lo que llevó a Zapatero a anunciar el 12 de mayo las medidas de ajuste. Pero ahora, el Gobierno ya está en otra "gran tarea" la reforma laboral. "Deseo que haya esa reforma con el acuerdo de sindicatos y empresarios y si ellos tiene voluntad habrá acuerdo para lo que el Gobierno está volcado".

El PlanE

Zapatero obvió hacer la menor crítica a los sindicatos a los que reconoció su labor, aunque adelantó que "habrá protestas". En este mismo acto los alcaldes socialistas reivindicaron el PlanE que el Gobierno de Zapatero promovió, con 13.000 millones de euros para dos años. Los alcaldes socialistas critican al PP por haber cogido el dinero pero después criticar las medidas. Los sinsabores del presidente de las últimas semanas, tuvieron ayer la contrapartida del afecto que recibió de los militantes socialistas. Se lo agradeció vivamente y reconoció que desde que llegó a la secretaría general del PSOE hace 10 años siempre ha sentido "el apoyo y el cariño" de los socialistas.

El presidente puso en relación "la determinación" que tiene para remontar la crisis con la que lleva a cabo para terminar con el terrorismo. "ETA, con el golpe de esta semana está en su declive final y es fruto de la tenacidad de mucha gente durante mucho tiempo".