Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Más de 10.000 personas celebran en Santiago el trigésimo aniversario de 'El imperio contraataca'

El encuentro, organizado por un grupo de fans de 'La guerra de las galaxias', reunió a 300 seguidores disfrazados de los personajes más famosos de la saga.

Más de 10.000 personas llenaron el casco viejo de Santiago de Compostela para celebrar el 30 aniversario del estreno de El imperio contraataca, la segunda de las películas de la saga de La guerra de las galaxias. Un grupo de amigos -que se conocieron por internet cuando a uno de ellos, Iñaki, se le ocurrió festejar la efeméride en su ciudad natal - organizó un desfile con los personajes más queridos: fans disfrazados de Anakin y Lukas Skywalker, Darth Vader, la princesa Leila se pasearon por la ciudad desafiando las elevadas temperaturas. El termómetro llegó a marcar los 31º grados centígrados a las cinco de la tarde, pero el calor no impidió que niños y adultos se disfrazaran para rendir tributo a su película favorita.

Más que fans, algunos de los participantes en el homenaje se declaran practicantes "de una religión". Una pareja de amigos de Ferrol incluso se cree parte de la ficción creada por George Lucas. "Nací con la fuerza en la sangre", afirma él. Ella, menos entusiasta, no ha visto ninguna de las películas de la saga, pero lo acompaña al desfile vestida con el atuendo blanco de la princesa Leia, una de los personajes más elegidos por las fans de La guerra de las Galaxias que marcharon por Santiago.

La expectación causada por el paso de los fans - 300 de todas España - colapsó las calles más turísticas y estuvo a punto de llenar el Obradoiro, donde el desfile sorprendió a centenares de peregrinos. Para muchos, especialmente a los que eligieron desfilar como parte del Ejército Imperial, el día de hoy es el fin de meses de trabajo. La preparación de los trajes - la mayoría no pasaban de los 70 euros, "por la crisis", se justificaban los apasionados fans - se hizo en varios talleres de Galicia, que cedieron sus instalaciones para moldear el plástico blanco de los stormtroopers, los más aplaudidos del desfile. Hasta la marcha imperial fue gallega por unos instantes: un grupo de gaiteiros esperaba en el Obradoiro para poner el toque local a una de las películas más famosas de la historia.

"Cuando empezamos a organizar el encuentro en enero esperábamos a 50 o a 60 personas", explica Fátima, una de las voluntarias que trataba de organizar, no siempre con éxito, la marea de fans que alzaban sus cámaras para fotografíar a los personajes en el Obradoiro. Muchos confesaban estar pasándolo mal por el calor, pero confesaban que el esfuerzo merecía la pena. "Somos completamente frikis", confesaba un stormtrooper, chorreante de sudor nada más quitarse el casco.