Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jaume Matas en IB3: "Me han destrozado el futuro"

El ex ministro del PP se defiende en la televisión autonómica balear durante 90 minutos

"Me han destrozado el futuro, me han hecho mucho daño y me he quedado sin trabajo". Así resumió su situación el ex presidente balear y ex ministro, Jaume Matas -ex militante del PP-, en una entrevista que se prolongó por espacio de casi 90 minutos, en hora punta, que le facilitó la televisión autonómica IB3. "Mi juicio ya está hecho sin haber sido juzgado", agregó. "No soy culpable de nada, soy absolutamente inocente".

"No tengo nada que ocultar", dijo Matas, ex presidente de Baleares y ex ministro de Medio Ambiente. Habló para defenderse y exculparse el mismo día que evitó entrar en la cárcel tras abonar tres millones de euros de fianza personal impuesta por el juez José Castro, que le imputó siete delitos de corrupción por el caso Palma Arena: falsedad en documento oficial, prevaricación administrativa, fraude a la Administración, siete figuras de malversación de caudales públicos, blanqueo de capitales y delito electoral.

"Han violado mi intimidad y privacidad" a lo largo del año y medio de investigación sobre su patrimonio, opinó Matas. Un "problema de mi familia" fue la definición que dio, por tres veces, al hecho de haber cobrado una parte de un alquiler de un comercio de Palma sin declararlo al fisco, pero aseguró que en ningún caso es un delito el manejo de esa parte de dinero opaco en metálico. Esta es, aseguró, una "batalla de un proceso judicial" para demostrar su inocencia.

Detalló su versión sobre su patrimonio, cuentas, ingresos, gastos y compras para negar las acusaciones de la fiscalía y "del sargento de la Guardia Civil". Las joyas de su mujer eran regalos por el 50º aniversario de ambos. Los zapatos y las colecciones de vinos son inventos. Consideró que era "ridículo y fuera de toda credibilidad" la acusación formulada por un ex ejecutivo de la productora de José Luis Moreno de que cobró 250.000 euros de soborno.

"No soy político y no quiero saber nada de la política", indicó Matas, que proclamó "que son tergiversaciones, calumnias y elucubraciones" gran parte de las cosas que se han publicado o las imputaciones que se le formulan. Pidió disculpas "a las personas a las que han molestado porque se relacionaron conmigo".

En el caso de ser considerado culpable por un tribunal, el ex presidente y ex ministro podría ser condenado a penas de 24 años de cárcel. El ex presidente, en línea con la tesis defensiva, negó haber intentado fabricar pruebas o manipular a testigos. "Intentamos ayudar a esa gente", detalló sobre un episodio protagonizado por su mujer, que, acompañada de una detective, intentó grabar una confesión de un supuesto pagador en dinero b.

Matas se preguntó si existía "alguien" que pueda tener interés en hacer "sentencias sin juicio" y en "arruinarlo", para agregar de inmediato que "esta no ha sido la voluntad del juez". Cuando se le comentó su llamada al fiscal jefe de Baleares, Tomeu Barceló, manifestó que quiso tratar de contar con alguien "ecuánime", más imparcial y con menos animadversión durante su declaración ante el juez.

Acerca del caso Palma Arena, razonó las intenciones políticas de la construcción del velódromo y dijo que en todos los proyectos hay desvíos de los presupuestos. "No tomé ni una sola decisión adminisrativa, porque el presidente toma decisiones políticas. Y siempre lo hice dentro de la legalidad".

Matas también descartó que se diera la supuesta financiación irregular del PP balear en 2007. Se desmarcó así: "Las campañas electorales no las llevan los candidatos de ningún partido, porque los candidatos están para otras historias (...). Las facturas se han pagado, en negro dicen, pero se han pagado. Si se hubiera dado el caso de financiación del PP que denuncian la agencia habría regalado la publicidad".

Sobre su situación laboral, dijo: "La verdad es que es una situación muy difícil. No tenía planificado que me quitasen el trabajo sin hacer nada", y se quejó de que las medidas cautelares impuestas por el juez (la fianza, la prohibición de salir de España y la obligación de comparecer cada 15 días en un juzgado) han supuesto un "trastorno irreparable" a su vida, ya que residía y trabajaba en Estados Unidos.

"Me he quedado sin trabajo. No solo es la fianza, yo estaba trabajando, a eso me dedicaba, tenía un muy buen contrato en una compañía americana", aseguró Matas, que se mudó a EE UU en 2007, cuando se retiró de la política tras perder el PP el Gobierno de las islas.