Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unas 40.000 personas pasan la noche sin luz por un nuevo apagón en Girona

En un primer momento la avería dejó a oscuras a 100.000 ciudadanos.- Endesa asegura que el suministro se ha ido restableciendo durante la madrugada

Unas 40.000 personas de la provincia de Girona han pasado esta noche sin luz por un nuevo apagón consecuencia del temporal de nieve que azotó Cataluña el pasado lunes. La avería se produjo a las 19.10 de la tarde de ayer al caer un cable en la línea de alta tensión que va de Tordera a la subestación de Lloret de Mar, según cifras de Endesa, y en un primer momento afectó a 80.000 abonados. A las diez de la noche, el número de abonados afectados se había reducido a 20.000, lo que supone unas 40.000 personas. A última hora, la compañía preveía tener solucionada la avería sobre las cinco de la mañana de hoy. La eléctrica conectó a parte de los vecinos afectados por este segundo apagón a la red de media tensión.

La Generalitat, que mantiene activada la situación de "alerta" en las comarcas de Girona, precisó en un comunicado que el apagón "dejó sin luz a 100.000 personas" en Plata d'Aro (34.000 personas), Lloret de Mar (30.000 personas), Sant Feliu de Guíxols (22.000 personas), Tossa de Mar (6.500 personas) y Santa Cristina d'Aro (5.100 personas). "Volvemos a estar como hace tres días. Eso se veía venir porque estaba todo cogido con pinzas", ha lamentado el primer edil de Sant Feliu de Guíxols, Pere Albó (PSC).

La línea que falló ayer ya había quedado dañada con la nevada del lunes, según la compañía. Endesa la reparó, pero por motivos que todavía no han quedado aclarados, ayer se desprendió un cable que une dos torres. Técnicos de la eléctrica trabajaban anoche para solucionarlo. "Prevemos que a las cinco de la mañana todos los usuarios estén de nuevo conectados a la red", indicó un portavoz.

En cuanto los vecinos se quedaron a oscuras, los teléfonos empezaron a sonar en los Ayuntamientos. Los alcaldes buscaban una explicación que dar a los ciudadanos, realmente irritados. "Estamos casi toda la población sin electricidad. Endesa nos dice que prevén solucionarlo esta noche", explicó la alcaldesa de Tossa de Mar, Imma Colom (CiU).

El apagón de ayer afectó sobre todo a los núcleos urbanos porque durante estos días, a medida que los técnicos habían ido reparando las líneas afectadas por la nevada del pasado lunes, los ayuntamientos habían trasladando los generadores hacia las urbanizaciones más alejadas y con menor número de vecinos a las que todavía no llegaba corriente por la red.

Indignación

La avería de ayer supuso un jarro de agua fría para los habitantes de la provincia de Girona, duramente afectada por la tormenta, que creían que su pesadilla tocaba a su fin e intentaban recuperar la normalidad. Antes del nuevo apagón, las cifras eran alentadoras: sólo unas 3.300 personas seguían sin electricidad, según datos de Protección Civil. Endesa echaba las campanas al vuelo y aseguraba que prácticamente todo el mundo había vuelto a tener electricidad. Pero a las siete de la tarde la red se vino abajo.

La línea de alta tensión que ha provocado el nuevo apagón es la de 110 voltios, que une los municipios de Tordera y Lloret de Mar, por lo que abastece a una amplia zona de la Costa Brava. Los trabajadores de Endesa trataban de reponer el cable. "Endesa nos ha asegurado que nos intentará conectar de nuevo, poco a poco, a través de la línea que viene de Blanes", explicaba el alcalde de Lloret de Mar, Xavier Crespo (CiU).

Los presidentes de la Federación de Municipios de Catalunya (FMC) y de la Asociación Catalana de Municipios y Comarcas, Manuel Bustos y Salvador Esteve, respectivamente, abroncaron ayer a las eléctricas por falta de comunicación y coordinación durante el temporal de nieve, y apuntaron que decidirán si emprenden acciones contra ellas en una próxima asamblea el 29 de marzo.

En una entrevista a la emisora Catalunya Informació, Bustos sostuvo que no hay justificación posible para que haya abonados sin luz tras seis días de la nevada, y añadió que es "incomprensible" que se necesite todo este tiempo para llevar luz a unos municipios "de un país moderno". "En seis días se puede dar la vuelta al mundo", añadió.

Esteve apuntó que son las eléctricas las principales responsables de lo ocurrido en Girona, y les reprochó que no hagan "una adecuación y mantenimiento correctos" para que estas incidencias no sucedan con esta facilidad. Los dos dirigentes defendieron el manifiesto de protesta suscrito ya por unos 70 alcaldes de las poblaciones gerundenses más afectadas por el temporal.

El alcalde de Lloret, Xavier Crespo, que también es diputado de CiU en el Parlament, pidió que la Generalitat asuma de momento la gestión de Endesa para salir de esta crisis con una "nacionalización temporal".