Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así se vive la tormenta de nieve en los hospitales catalanes

La mayoría de los empleados de los centros tendrán que pasar la noche en sus sitios de trabajo

Esther Barril doblará su turno hoy como enfermera de la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital General de Catalunya de Sant Cugat. La nieva ha colapsado los accesos y la dirección ha recomendado a todo sus trabajadores, unos 250 personas, que se queden a dormir en el centro la noche de hoy al igual que los familiares de los pacientes. Otro tanto sucede en Can Ruti de Badalona, cuya carretera de acceso ha quedado bloqueada por el temporal y las máquinas quitanieve tan sólo han podido habilitar un carril de bajada. Pero aquí en Badalona -el hospital está situado en lo alto de una loma- los afectados son muchos más: cerca de 1.300 personas, pues los trabajadores ya suman unos 800. Muchos de ellos dormirán hoy en la sala de actos.

En Sant Cugat, según Esther, la situación se veía venir. "Cuando he llegado al hospital a las 2 de la tarde empezaba a nevar. En unos minutos ha quedado todo cubierto de nieve. Algunos han podido marcharse pero yo he preferido hacer caso a la dirección y me he quedado. Y eso que una compañera tiene cadenas para su vehículo. Mejor quedarse aquí", comentaba en conversación telefónica con este periódico. En la UCI del Hospital General de Catalunya estaban ingresados 22 pacientes, más alguno que llegará tras las intervenciones quirúrgicas de urgencia. Montse García, jefe de la unidad de Medicina Interna de este centro, ha sido una de las que ha podido 'escapar' del temporal. "Vivo en Sant Cugat y el trayecto en coche que hago normalmente en 20 minutos hoy he tardado una hora. Pero prefería estar en caso. Lo que sucede es que mañana (martes) he de coger un AVE a Madrid y no sé si podré viajar", explicaba.

En Can Ruti la situación es más complicada. Hasta las 21 horas no se ha podido despejar la nieve de un carril de bajada. Todavía permanecen en el hospital los 800 médicos y sanitarios del turno de mañana, más los que han podido llegar del turno de tarde, además de todos los familiares de enfermos. En total más de 1.300 personas. La dirección ha abierto la sala de actos para que estas personas puedan pasar la noche.

En Girona, por ejemplo, el Ayuntamiento ha habilitado un polideportivo para que puedan quedarse los familiares de pacientes del hospital Josep Trueta.

Por su parte, el hospital Vall d'Hebrón también ha quedado aislado durante casi toda la tarde, al cerrarse la Ronda de Dalt. Los servicios de Emergencia tuvieron que desviar a los enfermos más urgentes hacia el Clínico de Barcelona y el de Bellvitge en Hospitalet.

Todos estos hospitales han anulado las visitas externas programadas para hoy excepto las de oncología.