Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
El desequilibrio de las cuentas públicas

Corbacho: "El sistema no peligra a diez años, pero si no hacemos nada, sí a 20"

Méndez cree que la propuesta que presenta hoy el Gobierno solo busca contentar a los mercados. - Toxo: "Creía que les había convencido de lo contrario"

El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, ha asegurado que la reforma del sistema de pensiones que hoy estudiará el Consejo de Ministros para presentarla ante el Pacto de Toledo no se hace pensando en los jubilados actuales, sino en los de 2030. Corbacho ha declarado en TVE que "no habrá ningún problema en el sistema de pensiones diez años; pero si no hacemos nada en década, entonces sí".

Corbacho, pese a ser el ministro encargado, no asistirá al Consejo que hoy analizará la reforma de las pensiones ya que se encuentra en Barcelona para presidir una reunión con los ministros de trabajo de la UE. Sin embargo, ha defendido que él no se opone a la medida y ha recordado que el Gobierno avisó a principios de 2009 de que las proyecciones sobre las cuentas de la Seguridad Social auguraban la necesidad de una reforma y que fueron el Congreso y el Senado quienes instaron al Ejecutivo a preparar un informe al respecto.

El ministro ha justificado la necesidad de reforma en que el Gobierno prevé que en 2030 el 16% de la población tendrá más de 65 años, lo que, según sus cálculos, duplicará el coste de las pensiones.

Dicho informe, que hoy aprobará el Gobierno, plantea la necesidad de retrasar hasta los 67 años la edad de jubilación legal de forma progresiva y a partir de 2013 ya que, según Corbacho, el entorno económico actual no permite poner la reforma en marcha ahora.

No obstante, el titular de Trabajo ha asegurado que las propuestas del Gobierno pueden variar ya que las iniciativas deberán ser acordadas por partidos políticos y agentes sociales en el marco del Pacto de Toledo.

Dudas ante la medida

Los partidos políticos de la oposición han mostrado sus recelos ante la medida que hoy analiza el Gobierno. El secretario de Comunicación del PP, Carlos Floriano, se ha felicitado porque el Ejecutivo, en su opinión, admita ahora un debate al que hasta ahora se habían negado y que, según ha declarado, ellos llevan mucho tiempo solicitando.

Ayer, el portavoz del PP en la Comisión del Pacto de Toledo, Tomás Burgos, calificó la iniciativa de "innecesaria" y dijo que era "empezar la casa por el tejado".

Muy crítico se ha mostrado el diputado de IU Gaspar Llamazares ha criticado duramente las intenciones del Gobierno, que ha calificado de "retroceso social sin precedentes". En su opinión, Zapatero ha dado "un giro a la derecha" que obligará a los trabajadores a pagar los errores "de otros".

Por su parte, el secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha asegurado que los sindicatos no comparten la medida de elevar la edad de jubilación y ha recordado que "ninguno de los 30 comparecientes en el Pacto de Toledo hizo dicho planteamiento". Méndez ha indicado que él se ha enterado de la medida por los medios y se ha mostrado sorprendido porque "Corbacho afirmaba rotundamente que no contemplaba esta posibilidad".

Méndez denuncia que solo busca contentar a los mercados

El líder sindical ha asegurado que las medidas anunciadas incluyen "recorte de pensiones, de su cuantía, y un endurecimiento de las condiciones de acceso a ellas". En su opinión, es una medida cortoplacista cuyo objetivo es "contentar a los mercados financieros, no garantizar el sistema".

Desde CC OO, su secretario general, Ignacio Fernández Toxo, cree innecesario retrasar la edad de jubilación y ha anunciado el "rechazo frontal" de su sindicato a esta medida, que considera injusta, y ha añadido que espera que "ni pase el primer trámite parlamentario". En una entrevista a RNE, Toxo ha dicho que con esta medida el Gobierno "está metiendo miedo a la sociedad" y desacreditando al propio sistema de la Seguridad Social, y ha señalado que es injusto forzar un retraso de la edad de jubilación.

"El Gobierno sabe perfectamente el rechazo frontal de mi propia boca y sinceramente creía que lo había convencido, aunque después me he encontrado con esta filtración interesada porque hoy han salido los datos de la EPA", ha precisado Toxo en referencia a los contactos que tuvo directamente con el presidente Zapatero.