Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Haidar llega a Madrid para someterse a una revisión médica

"Siempre estoy dispuesta a lo peor cuando salgo de El Aaiún", asegura la activista

Las Palmas de Gran Canaria

La activista saharaui Aminatu Haidar ha llegado hoy a Madrid para someterse a una revisión médica. Haidar, que permanecerá en la capital española "unas dos semanas", dijo este miércoles antes de partir del aeropuerto de Gran Canaria que "está dispuesta a lo peor" cuando sale de El Aaiún.

En Madrid será sometida a chequeos médicos tras la huelga de hambre de 32 días que siguió en el aeropuerto de Lanzarote tras ser expulsada de Marruecos el pasado 14 de noviembre. Haidar explicó que en su regreso a España también "intentará" renovar su permiso de residencia, que, según ha dicho, está en Andalucía. Este permiso que le fue concedido por razones humanitarias expira mañana día 21.

Tras denunciar el asedio policial al que está sometida su casa, en El Aaiún, la capital administrativa del Sáhara Occidental, la activista ha comentado que tras su huelga de hambre sólo ha salido de ella "tres o cuatro veces" y que ayer, cuando llegó a Gran Canaria para hacer escala antes de viajar hoy a Madrid, "la policía estaba detrás" de ella en su trayecto hasta el aeropuerto. Una vez allí, su paso por los controles policiales se demoraron "quince minutos", aunque no hubo, como sí ocurrió el 14 de noviembre, problemas a la hora de cumplimentar el formulario en el que Haidar siempre deja en blanco la casilla de la nacionalidad, pero no así el de su dirección, que fija en El Aaiún, Sahara Occidental, ha explicado.

La activista sin embargo ha manifestado que el martes acudió al aeropuerto de El Aaiún con el temor de ser encarcelada o de que le quitaran el pasaporte y ha agregado, respecto a lo que pueda ocurrir a su vuelta a casa, que "siempre" está "dispuesta a lo peor porque Marruecos ha impedido salir a otras activistas, a las que ha impedido renovar su pasaporte", al tiempo que ha recordado que en la actualidad hay otros siete encarcelados. Sobre la posibilidad de secundar una nueva huelga de hambre, Haidar ha dicho no poder "hablar de cosas antes de que pasen" y ha garantizado que su "resistencia es pacífica" y que tiene "muchos medios" que puede usar para "reivindicar sus derechos y para denunciar".

Acompañada por su abogada, Inés Miranda, y por el presidente de la Federación Estatal de Instituciones Solidarias con el Sahara de España, Carmelo Ramírez, Inés Miranda, ha reiterado que el conflicto del Sahara lo tiene que resolver la ONU, si bien el Gobierno español tiene responsabilidad en él. "España tiene que asumir la responsabilidad de todo lo que está pasando diariamente a este pueblo que está sufriendo tortura, represión diaria y encarcelamiento, y, sobre todo, mientras que haya una solución definitiva al conflicto desde el punto de vista político, Marruecos tiene que parar su violación de derechos humanos", ha aseverado.

Haidar ha subrayado que España, que en la actualidad preside la UE, "tiene que presionar ahora a Marruecos para que respete los derechos humanos de los saharauis". En su opinión, "Marruecos no merece este estatuto avanzado" con la UE "porque está siguiendo su estrategia de violación de derechos humanos contra los saharauis, pero también contra los activistas marroquíes, asociaciones y periodistas". Respecto a la última propuesta de autonomía para el Sahara, consideró que constituye "una nueva negación al derecho internacional y al derecho inalienable de autodeterminación del pueblo saharaui", ya que, en su opinión, "no es Marruecos como gobierno el que puede decidir el futuro de los saharauis, sino que es el pueblo saharaui el que tiene la última palabra sobre su futuro".