Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suiza vota en contra de la construcción de minaretes

El referéndum se salda con un apoyo de un 57.5 % de votos contra las edificaciones de las mezquitas

Al cierre de casi todos los colegios electorales la tendencia es ya inapelable. Los suizos han aprobado con un 57.5 % de votos la inclusión en la Constitución helvética de la prohibición de construir minaretes en las futuras mezquitas de Suiza.

Con un índice de participación de más del 55 % de los ciudadanos en edad de votar, la Confederación Helvética toma así una decisión sin precedentes entre las naciones desarrolladas. El referéndum federal fue convocado por el SVP-UDC, o Partido Popular de Suiza, formación de derechas, nacionalista y xenófoba.

Según comentó la ministra de Justicia, Evelyne Widmer-Schlumpf, "el resultado del voto muestra un temor respecto al islam que debe ser analizado y tenido en cuenta". Según los vencedores, el Partido Popular de Suiza, "esta es la primera iniciativa seria para detener el avance de la sharia (o ley islámica) en Europa".

Pero las consecuencias para Suiza de esta decisión pueden ser muy graves, dados los fuertes lazos que unen al país alpino con diversas naciones musulmanas. Es de destacar que Suiza ha sido tradicionalmente vista con buenos ojos en el mundo árabe musulmán y que los millonarios saudíes, o del Golfo Pérsico, son una presencia habitual en los hoteles de lujo de Ginebra o las estaciones de esquí más refinadas.

Otro elemento a tener en cuenta es que Suiza se convierte así en el primer país democrático occidental en incorporar en su Ley fundamental medidas específicas contra una religión concreta.

De momento, viven en el territorio de la Confederación Helvética unos 400.000 musulmanes, en su mayoría provenientes de Albania, Turquía y varias repúblicas de la ex-Yugoslavia. En general, su integración ha sido menos compleja de lo que es habitual otras ciudades europeas como Londres, Berlín, París o Bruselas.