Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las Cuatro Columnas volverán a Montjuïc la próxima Diada

Las obras costarán unos 2 millones de euros y empezarán en febrero y durarán 7 meses

El conjunto escultórico de las Cuatro Columnas, símbolo de Cataluña derribado por orden de la dictadura de Primo de Rivera en 1928 como medida de represión, volverá a alzarse en Montjuïc antes del próximo 11 de setiembre, Diada Nacional de Cataluña. Las obras, que costarán unos 2 millones de euros, empezarán en febrero y duraran unos 7 meses, según ha explicado el teniente de alcalde de Urbanismo del Ayuntamiento de Barcelona, Ramon García-Bragado, que junto el presidente del grupo municipal de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Jordi Portabella, ha presentado del proyecto de restitución de este monumento diseñado por el arquitecto Puig i Cadafalch y levantado en 1919.

Las cuatro columnas jónicas de 2 metros de diámetro y 18,7 metros de altura, uno menos que las originales, se ubicaran en posición frontal sobre una peana de 20 metros cuadrados de piedra del Figaró en la plaza Marques de la Foronda, justo delante de la cascada central, ya que no pueden volver al lugar exacto que ocupaban porque en él se instaló las Fuentes de Montjuïc.

Por su parte, García-Bragado ha destacado que este "emplazamiento esta perfectamente integrado" en el entorno en el que se encuentran el Palacio Nacional, las Fuentes de Montjuïc y los palacios de Victoria Eugenia y Alfonso XII. Tras conocer por los periodistas que el grupo municipal del PP, aunque apoya la restitución de las columnas, ha presentado una alegación para que no se sitúen frontalmente por el impacto visual que tienen en el conjunto monumental desde plaza España, sino en un lateral, el teniente de alcalde ha García-Bragado ha apuntado: "contestaremos desestimando".

Ramon García-Bragado se ha comprometido a "encontrar la manera de escenificar" la colocación de la primera piedra con los representantes de la Xarxa d'Entitats Cíviques, que durante siete años ha llevado a cabo la campaña para conseguir la restitución de este símbolo a su emplazaiento como un ato de recuperación de la memoria histórica.

El presidente del grupo de ERC, Jordi Portabella, ha calificado la restitución de las columnas de "ejemplo de la tenacidad barcelonesa de superar las adversidades" y del "trabajo conjunto de la sociedad civil y las fuerzas políticas". El proyecto constructivo de restitución de este monumento ha sido redactado por los arquitectos Josep Miquel Roselló y Manel Sangenís y el cálculo estructural de los arquitectos Eskubi-Turro.