Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Secuestro del 'Alakrana'

Los piratas amenazan con matar a tres marineros del 'Alakrana' si España no libera a los somalíes

Patxi López pide al Gobierno que estudie el envío de los dos piratas a Somalia o a otro país, como Kenia, donde puedan ser juzgados

El patrón del atunero vasco Alakrana, Ricardo Blach, ha asegurado que los piratas han amenazado con matar a los tres tripulantes desembarcados la mañana de este jueves por los secuestradores, un marinero vasco y dos gallegos, si España no libera en tres días a los dos piratas somalíes detenidos en España. "Nos acaban de decir que dentro de tres días, si no hay movimiento de esos dos que están ahí en España matarán a los tres e iremos otros tres y así hasta el final", ha relatado Blach.

Ésta no ha sido la única maniobra intimidatoria. A las 8.15 de este jueves, los piratas ordenaron a los miembros de la tripulación del barco llamar a sus familiares para decirles que tres de sus compañeros iban a ser trasladados a tierra, hecho que, según ha confirmado la titular de Defensa, Carme Chacón, en rueda de prensa, se produjo a las 9.30. "Sabemos dónde están y cómo están", ha asegurado Chacón, quien ha declinado ofrecer datos más precisos por cuestiones de seguridad y ha reiterado que el Gobierno trabaja "incansablemente en el plano político, diplomático, de inteligencia y militar" para lograr liberar "sana y salva" a la tripulación.

Chacón no ha querido valorar la supuesta petición de los jefes tribales de los piratas, quienes habrían pedido a las familias a través de los marinos que reclamen en su nombre la liberación de los dos piratas detenidos en España. En caso contrario, entregarán a los marineros a sus familiares en Somalia. Además, han lanzado una granada desde el buque al agua y han disparado al aire con la intención de que los familiares lo escucharan por teléfono y aumentar su miedo.

El lehendakari Patxi López ha pedido al Gobierno español que estudie la posibilidad, "dentro de las más absoluta legalidad", de que los dos piratas sean devueltos a su país de origen o a otro, como Kenia, donde puedan ser juzgados. López ha realizado esta declaración al término de la reunión que ha mantenido en la sede de la Presidencia del Gobierno Vasco en Vitoria, con la ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa.

Chacón defiende el apresamiento de los piratas

Chacón ha defendido el apresamiento de estos dos piratas y ha asegurado que el mandato de la Operación Atalanta no sólo les obliga a proteger a las embarcaciones, sino también a interceptar a quienes estén cometiendo un flagrante delito.

Por último, Chacón ha confirmado que tanto la fragata Canarias como la Méndez Núñez, que iba a relevarla, se mantendrán en la zona los próximos días.

Chacón no ha querido responder al PP, que ha aprovechado para arremeter contra el Gobierno. La portavoz en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, ha acusado al Ejecutivo de tomar "decisiones equivocadas", aunque no ha precisado a cuáles se refiere. Sáenz de Santamaría ha denunciado además que no existe una estrategia concreta porque "no se han tomado el asunto con la gravedad" necesaria.

Además, se ha hecho eco de las supuestas denuncias de las familias, quienes se han quejado de que no tienen interlocutor con el Gobierno. Sin embargo, y desde el inicio del secuestro, secretario general del Mar, Juan Carlos Martín Fragueiro llama cada día a esas familias para informarles de la situación del pesquero y de las negociaciones.

35 días de secuestro

Las primeras informaciones las dieron los propios familiares de los secuestrados, que recibieron la llamada de los marineros a primera hora de la mañana de este jueves para avisarles de que la situación a bordo del Alakrana había empeorado.

El atunero español fue secuestrado con 36 tripulantes a bordo el pasado 2 de octubre en aguas de Somalia cuando faenaba a 800 millas de la fragata Canarias, que protege a las embarcaciones de la zona, y a unas 350 de la zona más protegida, donde se encuentra el área que los atuneros habían señalado a los medios de protección de la Operación Atalanta como la zona donde solían pescar.

Las negociaciones comenzaron a los pocos días y, desde entonces, las presiones de los piratas han sido constantes para las familias, con temporadas sin ningún contacto o con amenazas como las de este jueves.