El Congreso aprueba la reforma que endurece la ley de Extranjería

PNV, CiU, CC y parte del grupo mixto apoyan el texto.- Los inmigrantes no podrán permanecer internados más de 60 días

AGENCIAS Madrid 29 OCT 2009 - 12:54 CET

Archivado en:

El Pleno del Congreso ha aprobado este jueves la reforma de la ley de extranjería, que permite que las ONG y entidades privadas asumir la tutela de los menores extranjeros no acompañados y amplía el plazo de internamiento de 40 a 60 días. La nueva norma ha contado con los 185 votos favorables del PSOE, CiU, CC y PNV; 146 en contra de PP, IU-ICV, ERC y Na Bai, y cuatro de abstención del Grupo Mixto.

Durante el debate parlamentario del proyecto, que ahora pasará al Senado, el PP ha anunciado que reformará la ley en cuanto tenga la ocasión de hacerlo. En posteriores declaraciones a la prensa, la secretaria de Estado de Inmigración, Consuelo Rumí, ha anunciado que el Ejecutivo ya está trabajando en la modificación del vigente reglamento de extranjería, que se aprobó en diciembre de 2004.

Negociación con PNV

El PSOE, tras negociar con el PNV, ha aceptado modificar el proyecto de reforma de la Ley de Extranjería en un punto polémico: el plazo máximo que los inmigrantes pueden permanecer en los centros de internamiento antes de ser expulsados. La nueva ley amplia ese plazo de los 40 días actuales a 60 días; pero, además, el proyecto inicial preveía que el plazo quedaría en suspenso -por tanto, prorrogado- si el inmigrante pedía asilo o solicitaba el habeas corpus a un juez. Este importante matiz es el que ha sido eliminado a última hora, de modo que el plazo máximo será 60 días de internamiento y ni uno más, informa Tomás Bárbulo.

La diputada socialista Esperanza Esteve, que defendió el texto, aseguró que de las 732 enmiendas presentadas por los distintos grupos parlamentarios se han incorporado 300, lo que supone un 40% del total, y lo que a su juicio demuestra "el esfuerzo de aproximación que hemos hecho con todos".

Durante su intervención, el portavoz de Inmigración del PP, Rafael Hernando, ha asegurado que esta reforma no servirá para frenar las "avalanchas" de inmigrantes en situación irregular. A su juicio, la ley es una mera reforma cosmética, que ha desaprovechado la ocasión de cambiar el actual modelo migratorio, responsable de que España se haya convertido en el "coladero" de ilegales de la UE y en

territorio propicio para las mafias.

El diputado de CiU Carles Campuzano y el de CC José Luis Perestelo justificaron su apoyo a la nueva Ley de Extranjería en que el texto recoge gran parte de sus enmiendas, que en el caso de los nacionalistas catalanes blindan las competencias en inmigración que recogen los estatutos de autonomía de Cataluña y de Andalucía, y en el caso de los nacionalistas canarios suponen que las comunidades autónomas, ONG y fundaciones podrán tutelar a menores extranjeros no acompañados que sean trasladados desde Canarias.

El diputado del PNV Emilio Olabarría resaltó las mejoras introducidas a este proyecto del Gobierno en su trámite en el Congreso y anunció que su grupo, en el trámite del Senado, intentará de nuevo introducir cuestiones como la concesión de permiso de residencia y trabajo a las mujeres víctimas de violencia de género, aunque no exista sentencia condenatoria al agresor, así como la distribución equitativa de menores extranjeros no acompañados entre las comunidades autónomas.

Los parlamentarios de IU-ICV y ERC Joan Herrera y Joan Tardá, respectivamente, expresaron su rechazo a esta ley por la ampliación de 40 a 60 días del internamiento de los extranjeros irregulares y por la imposibilidad de los inmigrantes residentes a reagrupar a sus padres si tienen menos de 65 años.

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana