Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia ordena realizar otra prueba al pirata para determinar su edad

La Sala de lo Penal pide que se le haga una radiografía de la clavícula para resolver la cuestión de competencias

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha ordenado realizar una nueva prueba al pirata somalí Abdu W., detenido por el secuestro del atunero vasco Alakrana en aguas del Índico, para determinar si es mayor de edad y resolver la cuestión de competencias sobre quién debe hacerse cargo del caso, informa Manuel Altozano.

La nueva prueba médica consiste en una radiografía de la clavícula. Si finalmente se concluyera que es mayor de 18 años será el juez Santiago Pedraz quien se encargue de la investigación. Si no fuera así, la responsabilidad recaería sobre un juzgado de menores.

Se trata de la tercera prueba que se realizará al pirata, después de que el Hospital de La Paz hiciera un examen de la muñeca y la clínica privada del doctor Abadal examinara la dentadura de Abdu W. y determinara que era mayor de edad con un 97% de posibilidades. Pedraz ya había pedido este nuevo test en la clavícula pero el Hospital de La Paz hizo sólo la de muñeca porque consideraba que ya era suficiente. El juez de la Audiencia Nacional planteó dudas sobre la edad de Abdu W., mientras que la Fiscalía y el juez De Castro aseguran que sí se puede afirmar que es mayor de 18 años.

El pleno se volverá a reunir el próximo viernes y se espera que resuelva ese mismo día o el lunes de la semana próxima.

Nadie se hace cargo

El corsario está acusado de un total de 36 delitos de detención ilegal -por los 36 tripulantes del atunero-, otro de robo con violencia, otro de asociación ilícita y un delito adicional de uso de armas. Si se le considera mayor de edad, el pirata podría ser condenado a más de 200 años de cárcel, mientras que por la vía de menores sólo se enfrentaría a una pena máxima de ocho años.

El pasado viernes, el pirata volvió a ingresar en un centro de menores de régimen cerrado, por un plazo de 15 días, después de que el juez central José Luis de Castro admitiera una solicitud del fiscal para su internamiento.

De Castro se basó en los informes periciales que determinaron que el pirata es mayor de edad, por lo que no se considera competente y devolvió el caso a Pedraz. Por su parte, el juez de la Audiencia estudió los informes relativos de la edad que concluían que no se podía determinar que Abdu W. era mayor de 18 años.