Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Senado aprueba limitar la justicia universal entre abucheos de algunos asistentes

Desalojado un grupo de personas que portaba pancartas contra la reforma.- La norma limita la acción de los tribunales a los casos en los que existan víctimas españolas

El pleno del Senado ha aprobado este miércoles la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial que limita la jurisdicción universal de los tribunales españoles a los casos en los que existan víctimas españolas o en los que los responsables del delito se encuentren en España. Tras su aprobación que ha contado con el apoyo de la mayoría de los partidos, el proyecto de ley volverá al Congreso para que este se pronuncie sobre las enmiendas aprobadas en el Senado, con lo que finalizará su trámite parlamentario. Antes de proceder a la votación, el presidente ha ordenado desalojar a un grupo de personas presentes en la tribuna que han comenzado a lanzar abucheos y que portaban carteles a favor de no limitar la jurisdicción universal.

La reforma salió adelante en el Congreso el pasado mes de junio con los votos en contra de los partidos de la izquierda, ERC, BNG, IU e ICV. Tanto el PSOE como el PP acordaron inicialmente una norma tenía como objetivo la reforma de los juzgados, pero ambas formaciones aprovecharon la tramitación para incluir la limitación de la jurisdicción universal.

Con esta reforma también se exigirá que en cualquier otro país competente o en el seno de un tribunal internacional no se haya iniciado procedimiento que suponga "una investigación y una persecución efectiva, en su caso, de tales hechos punibles", lo que supondría el sobreseimiento provisional de la causa abierta en España.

"Con los dictadores"

Para el senador Pere Sampol, del grupo mixto, con la limitación de la justicia universal "el Gobierno de España se pondrá del lado de los dictadores, de los torturadores" y, según ha dicho, lo que España puede ofrecer a esos "pueblos oprimidos" es la Justicia universal, de la cual, ha concluido, "me temo mucho que hoy el Senado va a renegar".

El senador socialista Arcadio Díaz Tejera ha advertido de que no va a permitir "a nadie en esta Cámara" que sitúe al grupo socialista "al lado de los torturadores y dictadores". "No se lo permito a nadie en absoluto", ha aseverado el senador, que ha sostenido que "quien hable aquí" que a partir de ahora no se podrán perseguir dictadores, es que "no ha leído el texto y no ha leído los convenios de Ginebra".

El senador del PP Agustín Conde ha argumentado que todas las formaciones democráticas defienden "con la misma intensidad los mismos valores" y que de lo que se trata es de que la Justicia "se ocupe de lo que se tiene que ocupar porque es de lo que se puede ocupar" de manera que "lo que se dicte se tiene que poder cumplir".

Jordi Guillot, senador de ICV, también se ha declarado "sorprendido" por el acuerdo de populares y socialistas y ha preguntado al PSOE "cómo puede ser que desde un pensamiento de izquierda den este paso atrás". En su opinión, con esta reforma "el mundo será algo peor, porque habrá impunidad para los responsables de crímenes de guerra y de genocidios".