Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre mata a martillazos a su hermana en Logroño

La víctima iba al domicilio del presunto homicida a cuidarle cuando fue agredida

Un hombre cuya identidad no se ha facilitado ha sido detenido hoy tras matar, presuntamente, a su hermana a martillazos en un piso de la calle Vara de Rey de Logroño. Los hechos han ocurrido hacia las 9.00 horas en el domicilio del presunto homicida, ha informado una vecina del inmueble.

La mujer, de unos 52 años, iba a cuidar de su hermano, un hombre de unos 60 años que sufre cáncer, cuando fue agredida por este a martillazos hasta causarle la muerte, han informado las mismas fuentes. La fallecida era la persona que había donado la médula a su hermano, a quien venía a cuidar cuando su esposa salía a trabajar para ayudar a la economía del hogar.

Según el testimonio de otro vecino del inmueble, el presunto homicida, de profesión albañil, estaba casado, y tenía tres hijos, mayores de edad que no vivían en el domicilio, aunque venían de vez en cuando a visitarlo. El matrimonio vivía en el quinto piso del inmueble número 48 de la céntrica calle Vara de Rey de Logroño.

Gritos de auxilio

Una vecina que vive en el piso de arriba del supuesto homicida ha explicado que hacia las 7:00 escuchó durante un cuarto de hora a la hermana "gritando como una histérica pidiendo auxilio". En la vivienda, ha añadido esta vecina, también se escuchaban golpes y la voz de fondo de una mujer, aunque ha subrayado que no escuchó más porque coincidió con la hora en la que se iba a trabajar.

El resto de los vecinos consultados han coincidido en relatar que no escucharon ruido alguno respecto al incidente y que se enteraron de lo ocurrido hacia las 9:00 horas por la presencia de la ambulancia y la Policía. También han informado de que el suceso les ha pillado por sorpresa ya que era una familia que nunca había ocasionado problemas al vecindario.

Otro de los vecinos ha manifestado que podría haber sido "un arrebato de locura, por las dificultades que tenía para vivir, debido a su estado de salud", puesto que se le podía ver por la calle habitualmente paseando a su perro. Los familiares del presunto homicida -mujer, hijos y un hermano- han tenido que recibir apoyo psicológico en la ambulancia aparcada frente al domicilio del matrimonio.