Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar reclama al Gobierno que flexibilice el mercado laboral

El ex presidente lamenta que Europa "prefiera subsidiar" a los parados antes que incentivarle a encontrar trabajo

El ex presidente del Gobierno, José María Aznar, ha reclamado hoy al Gobierno que flexibilice el mercado laboral para poder atajar el crecimiento del paro. Así, el anterior mandatario ha lamentado que Europa "prefiera subsidiar" al desempleado en vez de incentivarle a buscar un nuevo trabajo, y ello porque se trata de un sistema laboral caracterizado por la "carencia de flexibilidad y dinamismo" que "paga un precio en términos de renta con el norteamericano".

Frente a esta situación, Aznar ha exigido a los países europeos, y especialmente a España, centrar sus esfuerzos en diseñar una nueva agenda económica para salir de la crisis. "España no puede seguir enviando a 7.000 personas diarias al paro y negarse a hablar de una reforma seria del mercado laboral", ha subrayado el ex presidente del Gobierno.

En este sentido, ha insistido en la necesidad de ejecutar una política de empleo basada en tres ejes: la flexibilidad, un aumento de la protección social para desempleados orientada a su formación y un régimen de derechos y deberes que incentive la búsqueda de trabajo. Todo ello complementado con una rebaja de impuestos, especialmente a las pequeñas y medianas empresas, y a familias con menores cargas tributarias.

El ex presidente, que tuvo que hacer frente a una huelga general en junio de 2002 precisamente por el decreto que modifica las condiciones del despido y la protección de los trabajadores, también ha apostado por aumentar la austeridad, recuperar los elementos del pacto de estabilidad -como las finanzas saneadas o el control del déficit-, reducir la competencia desleal con la empresa privada y disminuir el número de las públicas, entre otras medidas.

Durante la jornada sobre reformas económicas organizada por FAES, que ha contado con la presencia del ministro italiano de Políticas Comunitrias, Andrea Ronchi, Aznar ha descartado que la actual crisis económica mundial suponga el fin del sistema de libre mercado ni el comienzo de una "gran depresión". Además, ha dicho que la situación no tendrá las consecuencias de la Gran Depresión de 1929 sólo si Europa "no comete los mismos errores" que en aquella década, es decir abusar de un "fuerte proteccionismo que colapsó el comercio" y de un aumento "desmesurado" del gasto público.