Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Segunda jornada de retrasos y aglomeraciones por la huelga de metro en Madrid

Los sindicatos afirman que el seguimiento del paro de dos horas ha sido total y la empresa dice que solo la ha secundado uno de cada tres trabajadores y que había menos viajeros de lo normal

"Va más apretado que de normal, pero tampoco demasiado". Son las 8.25 de la mañana y Jesús Izquierdo espera en la estación de Sol su metro de la línea 4 (Cuatro Caminos-La Elipa). Llega lleno, pero Jesús consigue apretarse entre la marabunta antes de que se cierren las puertas. Cuando el tren se marcha, el cartel del andén anuncia que el próximo llegará en dos minutos. Y es que esta ha sido una nueva mañana de retrasos en el metro y de vagones llenos en muchas de las líneas... Pero menos que el lunes. El seguimiento de la huelga de dos horas, entre siete y nueve de la mañana, ha sido total, según los sindicatos. La empresa asegura que solo uno de cada tres trabajadores la ha secundado y que el número de viajeros era un 14% inferior al habitual.

MÁS INFORMACIÓN

Ambas partes coinciden en señalar que no se han producido incidentes de ningún tipo y que se han cumplido estrictamente los servicios mínimos, establecidos por la Comunidad en el 50% de los trenes. En la misma estación de Sol, cerca de las taquillas cerradas, un grupo de trabajadores charlaban durante sus dos horas de paro. "Sí que parece que hay menos gente que el lunes", comentaba una de ellas. Los viajeros que sí han bajado al suburbano han tenido que esperar algo más a los trenes, una media de cinco minutos. "Yo he salido antes de casa por si acaso...", decía un viajero que esperaba en la estación de Legazpi. El tren llegó lleno y tuvo que esperar al siguiente, que sólo tardó un minuto. "A ver si ahora hay suerte". La hubo.

El de hoy ha sido el segundo paro en el suburbano, después del convocado el pasado lunes, que también afectó al normal desarrollo de los trayectos en las horas punta. Esta tarde volverán a producirse paros entres las seis y las ocho. Los sindicatos exigen la negociación de un convenio colectivo en el que se recoja, entre otras medidas, una subida salarial lineal de 180 euros por trabajador en cada paga. Reivindican también incrementar la plantilla con 500 trabajadores, una reducción de jornada, una mejora en el actual sistema de jubilación parcial, la eliminación de los contratos a tiempo parcial y la implantación de la Ley de Igualdad y la de conciliación de la vida laboral y personal.

Más viajeros en las horas previas

De acuerdo con los datos recogidos hoy por la empresa, en la hora previa al paro, de seis a siete de la mañana, se ha registrado un aumento del 16% de viajeros, mientras que de siete a ocho se ha contabilizado un 14% menos de usuarios. Más de dos millones de personas suben diariamente al metro de Madrid. Pero los más precavidos se han decantado esta mañana por el coche o el autobus. Durante las dos horas de paro, se ha notado un tráfico más denso en la mayoría de los accesos a la capital. "El lunes madrugué más para evitar problemas, pero hoy no he notado nada", explicaba Mercedes Villajos en un tren de la línea 1 (Pinar de Chamartín-Valdecarros) a las 7.15. El vagón iba casi vacío, con unas pocas caras soñolientas. "El caso es que siempre pagamos nosotros, es una pena para los usuarios", se quejaba.

Por el momento no hay nuevos paros convocados aunque los trabajadores están llamados el próximo lunes a asambleas en los turnos de mañana y tarde en las que se podría decidir continuar las movilizaciones en función del resultado de la reunión que mantendrán este viernes con la dirección. El secretario general del Sindicato de Conductores, Vicente Rodríguez, ha dicho que "el viernes esperamos y deseamos poder empezar a hablar, sentarnos a hablar y dejar al pueblo de Madrid en paz". El portavoz de CC.OO. en Metro, Ignacio Arribas, ha cifrado el seguimiento de la huelga en torno al 90% y ha explicado que ha sido "prácticamente del 100% entre los conductores", puesto que de los 218 que podían llevarla a cabo sólo uno decidió no sumarse al paro.