Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
El espionaje en la Comunidad de Madrid

Los testigos de la reunión que 'nunca' existió

La imagen muestra al ex consejero de Justicia en Madrid Alfredo Prada con su equipo en el parador de Chinchón (Madrid) en una reunión recogida en uno de los partes de espionaje

Esta fotografía inmortaliza la reunión en Chinchón (Madrid) del ex consejero de Justicia Alfredo Prada (cuarto por la izquierda y corbata de rayas) con sus colaboradores en la consejería el 13 de mayo de 2008. En ella, entre otros, figura Pablo Casado (segundo por la derecha), entonces portavoz de Justicia en la Asamblea y hoy miembro de la comisión de investigación de los espías y presidente de Nuevas Generaciones en Madrid. A la derecha de Prada se sitúa la alcaldesa del municipio, Luisa María Fernández (PP).

"Estuve en Chinchón ese día"

El Gobierno de Esperanza Aguirre ha revuelto en sus archivos para intentar demostrar que los partes del espionaje, atribuidos a la Consejería de Interior por los agentes que los llevaron a cabo, son falsos. Para ello, los dirigentes autonómicos -el consejero Francisco Granados asegura que él no ha sido- se aferraron a una fecha, el 13 de abril de 2008, publicada por error en este periódico, y buscaron en la documentación interna de la Comunidad para demostrar que ese día el entonces consejero Alfredo Prada estaba en León y no en Chinchón, como reflejaban los partes.

No contaba el Gobierno de Esperanza Aguirre con que los partes de seguimiento, a los que puede tener acceso pues están depositados en la Fiscalía de Madrid desde hace más de un mes, aunque el PP no ha querido incorporarlos a la comisión de investigación, reflejan la fecha exacta: 13-05-2008 (ver reproducción del documento). "Yo estuve en Chinchón ese día", señaló ayer Prada, tal y como refleja el parte de seguimiento. "Lo que me sorprende es que revuelvan en las facturas de mi escolta para montar este lío". El "lío", publicado ayer por el diario El Mundo, sirvió al portavoz del PP en la Asamblea de Madrid, David Pérez, para enterrar la comisión del espionaje sin atender al daño sufrido por Prada, uno de los diputados espiados, que además pertenece a su grupo político.