Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones 1-M

El PNV gana pero los nacionalistas pierden la mayoría

El partido liderado por Ibarretxe obtiene 31 escaños y se quedaría a dos de la mayoría absoluta aún sumando a Aralar (cuatro), EA (dos) y EB (uno).- Los no nacionalistas tendrían la hegemonía en la Cámara vasca: PSE, 24; PP, 13 y UPyD, uno: 38 en total

Los nacionalistas pierden la mayoría absoluta en el País Vasco. Los 30 diputados de PNV, uno más que en 2005, junto a los votos de Aralar (4), EA (2) y EB-B (1) no logran sumar 38 de los 75 diputados de la cámara vasca. El candidato socialista a lehendakari Patxi López, con 24 diputados, podría relevar a Juan José Ibarretxe del Gobierno con la suma de los 13 asientos de los populares y el escaño de UPyD, que logra irrumpir en el Parlamento Vasco.

Los pronósticos se han cumplido. La abstención que amenazaba a las autonómicas vascas ha reforzado las opciones del PSE sobre Ibarretxe. La participación, de un 65,88%, ha caído más de dos puntos con respecto a las elecciones de 2005, y ha favorecido a la candidatura de Patxi López, que por primera vez podría formar un gobierno no nacionalista, con el apoyo necesario del PP y de UPyD. "No renuncio a presentar mi candidatura ni a recabar los apoyos necesarios", ha asegurado un entusiasta López tras conocer "los mejores resultados" de la historia de los socialistas vascos, que le han otorgado seis diputados más que en 2005.

Esta situación otorga un lugar privilegiado al PP y a UPyD. Aunque los populares han sufrido una pérdida de dos diputados, se encuentran en una posición de ventaja con respecto a las autonómicas de hace cuatro años. "El PP es decisivo para la formación del próximo Gobierno vasco", ha asegurado el líder del PP vasco, Antonio Basagoiti.

También el escaño de UPyD adquiere una especial relevancia, al sumar PSE y PP 37 diputados, uno por debajo de la mayoría absoluta. Sin embargo, esta situación podría cambiar con el voto por correo, ya que los socialistas han perdido en Álava un diputado a favor de EA por tan sólo ocho votos. De confirmarse los 25 escaños del PSE, no sería necesario el apoyo del partido liderado por Rosa Díez.

Ibarretxe gana pero sin mayoría nacionalista

"Vamos a liderar este país, con los demás, pero lo vamos a liderar", ha afirmado el lehendakari y candidato a la reelección por el PNV, Juan José Ibarretxe, que se ha atribuido la función de iniciar los contactos con el resto de las formaciones políticas. Sin embargo, sus aliados tradicionales -Aralar, EB-B y EA- no reúnen votos suficientes para conformar una mayoría absoluta nacionalista.

Aralar, que suma 4 diputados, ha ganado 3 frente a las elecciones de 2005, y se convierte en la segunda fuerza nacionalista más votada. Los resultados sugieren que el partido habría aglutinado los votantes de D3M que no se han decantado por el voto nulo, que ha supuesto un 8,84% frente al 0,33% de 2005. De esta manera, el voto de la izquierda abertzale, que bajo la marca de PCTV-EHAK obtuvo en 2005 el 12,44% de los votos (9 diputados) se ha dividido entre el voto nulo y el aumento del 4% del partido liderado por Aintzane Ezenarro.

Eusko Alkartasuna (EA) ha sufrido el mayor desplome. De los siete diputados ganados en 2005, el partido ve mermada su representación en el Parlamento vasco a dos asientos, que podrían reducirse a uno si el voto por correo se decide en Álava por el PSE, que cuenta con ocho votos menos que EA. La ruptura de la candidatura conjunta de PNV-EA ha inclinado la balanza a favor de la formación de Ibarretxe.

También los resultados de Ezker Batua Berdeak (EB-B) se han saldado con pérdidas. El partido liderado por Javier Madrazo ha terminado con dos escaños menos que en 2005, entre ellos, el del propio Madrazo, candidato por Álava.