Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se suicida el hombre que mató a su pareja en un permiso carcelario en el que falló el GPS

Maximino Couto, que se desprendió del dispotivo GPS, se ha quitado la vida esta madrugada en la prisión de A Lama.- Su ex mujer asegura que ella y sus hijos ahora podrán "respirar tranquilos"

Madrid / Santiago de Compostela

Maximino Couto, el presunto asesino de su pareja en la localidad pontevedresa de Pontecaldelas (Pontevedra) durante un permiso carcelario, se ha quitado la vida esta madrugada en la prisión de A Lama al ahorcarse con un trozo de sábana, según han informado fuentes próximas al centro penitenciario. Poco después de conocer la muerte de su ex pareja, Herminia Buceta, ha asegurado esta mañana que ella y sus hijos ahora podrán "respirar tranquilos", aunque también ha pedido que cambien las leyes para proteger a otras mujeres.

Fuentes de la prisión han explicado que el presunto asesino de María del Rosario Peso ha dejado en el interior de la celda algunas notas escritas. El preso que se encontraba en la misma celda que Couto, dentro del módulo de ingreso, se percató sobre las seis de la mañana de lo sucedido y avisó a un funcionario de la cárcel.

Couto había obtenido el permiso precisamente por la intermediación de la mujer con la que convivía, Rosario Peso, a la que presuntamente asesinó el pasado 29 de noviembre. Ese mismo día, el fallecido intentó localizar a su ex mujer, Herminia Buceta, a la que no podía acercarse por decisión judicial y para lo que tenía instalado un dispositivo GPS. Al no lograr su objetivo, hirió a un matrimonio vecino y, posteriormente, cuando iba a ser detenido, acuchilló a un agente de la Policía. La pareja permanece ingresada y el policía abandonó recientemente el centro sanitario donde fue atendido.

"Un fallo humano"

Couto se desprendió del dispositivo en casa de la que era su pareja y se desplazó desde allí al domicilio de su ex mujer. Al quitarse el GPS, una señal luminosa (el pitido había sido desconectado) alertó al funcionario de Instituciones Penitenciarias encargado de su vigilancia. Sin embargo, este funcionario detectó la luz demasiado tarde. El propio ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, admitió un "fallo humano claro" del funcionario que tenía que estar vigilando" en el control del dispositivo electrónico y, para evitar casos como éste, anunció mejoras en el protocolo de vigilancia.

"Por su mala cabeza"

En declaraciones a la Cadena Ser, la mujer que el pasado 29 de noviembre también podría haber muerto si Couto la hubiera encontrado en casa, Herminia Buceta, ha expresado dos sentimientos sobre la muerte de su ex marido. "Ahora mis hijos y yo, y toda la gente que esta persona tenía amenazada, vamos a poder descansar tranquilos. Nos lo merecemos", ha asegurado Buceta, en primer lugar. Después, ha admitido que lamentaba "que hubiera acabado así por su mala cabeza". Un final que Herminia ya había pensado alguna vez que podrían ocurrir. "Si fue capaz de hacer todo lo que hizo, también podía quitarse la vida". A lo que ha añadido: "Podía vivir tranquilamente sin llegar a estas cosas y sin hacer las barbaridades que hizo". "No sé qué le pasaba por la cabeza".

Por último, la mujer ha reconocido que seguía temiendo que Couto volviera a intentar matarla. "Esta vez se suicidó, pero esta gente cuando sale de la cárcel coge otra pareja y vuelve a matar, y estamos siempre así, sin que nadie haga nada", ha lamentado, por lo que ha instado un cambio profundo para evitar esta lacra.

A pesar de que ha mostrado cierta esperanza de que su testimonio sirva para evitar otros casos de violencia machista, Herminia ha insistido en que "por mucho que salgas en los medios de comunicación y denuncies tu caso, hables y te cabrees, si las leyes no cambian, las víctimas no podemos hacer nada".

Hoy mismo, el preso iba a ser trasladado a la prisión de Dueñas, en Palencia y, según destacaron varios sindicatos, no estaba sujeto al protocolo de suicidio, ya que no mostraba un comportamiento depresivo. Fuentes de Instituciones Penitenciarias recogidas por la agencia Europa Press han sostenido que era difícil evitar la muerte de Couto.