Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una veintena de subsaharianos intenta entrar en Melilla aprovechando las lluvias

La Guardia Civil impide pasar a los inmigrantes que iban a nado por la subida del caudal del río Oro

Una veintena de subsaharianos intenta entrar a nado en Melilla aprovechando el caudal del Río de Oro. Debido a las incesantes lluvias durante todo el fin de semana y la mañana de hoy, el caudal del Rio de Oro ha subido su nivel, por lo que al parecer las compuertas que lo cierran se han abierto como ocurre en estos casos para liberar el torrente de agua que arrastra a su vez todo tipo de basura, cañas, escombros.

Los hechos han ocurrido entre las siete y ocho de la mañana, momento en el que la lluvia arreciaba con más intensidad. En ese período una veintena de sin papeles intentaba dejarse llevar por la corriente del cauce y a nado entrar a territorio español. La vigilancia de la Guardia Civil en la zona ha impedido esta entrada. No obstante, seis han logrado entrar, pero han precisado atención médica, ya que tres de ellos presentaban síntomas de hipotermia y otros tres algunas contusiones leves, según ha informado la Delegación del Gobierno en Melilla. Serán dados de alta y puestos a disposición policial, ha añadido la Delegación.

Como ocurriese en los meses de Octubre y Noviembre, las fuertes lluvias causan bastante daño en los cierres del perímetro fronterizo. La fuerte tromba de agua que llega en forma de lodo, es capaz de arrancar las compuertas de acero que cierra los pasos en el caudal del río de Oro y en los Arroyos Mezquita y Farhana. Para prevenir lo que ya ocurrió en octubre, cuando de cuajo la tromba arrancó las tres puertas de seis metros de altura arrasando consigo hasta el propio coche de la Guardia Civil, estas compuertas se abren bajo vigilancia para dejar pasar una lengua de agua que lleva todo lo que encuentra a su paso por las aldeas de Marruecos.

Los sin papeles encuentran estos puntos combinados con la lluvia como ocasiones propicias para intentar su paso a territorio español. Durante los últimos meses se han producido varios intentos de entrada de inmigrantes en Melilla. El pasado 26 de octubre las lluvias dañaron un tramo de la valla que está siendo reparado.