Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los niños que objeten a Ciudadanía en Madrid harán voluntariado o un trabajo

La Comunidad enviará una carta a los centros "con las instrucciones" que deben seguir.- El Gobierno recuerda que no cursar la asignatura "tiene los mismos efectos" que no asistir a clase de Matemáticas

A 15 días del inicio del nuevo curso escolar, el Gobierno madrileño ha revelado hoy a qué dedicarán el tiempo destinado a Educación para la Ciudadanía los niños que objeten, una práctica que el Ejecutivo de Esperanza Aguirre ampara y defiende. Se trata del primer año que Madrid imparte la asignatura, una vez agotado el plazo límite que marca la ley, y los niños que objeten a la materia, incluida en 2º y 4º de la ESO, realizarán tareas de voluntariado en el centro escolar o trabajos relacionados con la Constitución Española, la democracia o los Derechos Humanos, según ha informado hoy la consejera de Educación, Lucía Figar. El problema es que los jueces ya han tumbado una propuesta similar en la Comunidad Valenciana, donde también gobierna el PP. El Ministerio de Educación ha insistido hoy en que "no cursar Educación para la Ciudadanía tiene los mismos efectos" que no asistir a clase de Matemáticas.

Figar, que ha inaugurado hoy una nueva escuela infantil en el distrito de Vallecas, ha explicado que, como aún no hay una sentencia firme del Tribunal Supremo sobre qué hacer con los alumnos que objeten a la asignatura -y en varias comunidades se han dictado fallos contradictorios-, de momento lo que harán será "hacer el trabajo que determine cada centro educativo sobre asuntos que tengan que ver con el currículum de la Comunidad de Madrid".

"Estos trabajos serán sobre la Constitución española, la Democracia o los Derechos Fundamentales", ha explicado la consejera, que ha señalado que este tipo de actividades ya se están haciendo en otras comunidades como Andalucía, donde empezó a impartirse la asignatura el pasado curso y donde se produjeron las primeras objeciones. Sin embargo, el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) suspendió el pasado julio algunos artículos de la orden del Gobierno valenciano, en concreto poder aprobar la materia con un trabajo y que ésta se examine en inglés. El auto alegaba que el alumno que opte por realizar un trabajo para aprobar la asignatura no accede a todos los contenidos y objetos de la materia y, por lo tanto, no alcanza los objetivos tal y como exige la legislación.

"No va a haber ningún problema con la asignatura"

Figar, que no ha mencionado este fallo, ha explicado que van a realizar la comunicación a todos los centros educativos de la Comunidad a los que pertenezcan o estén escolarizados niños que han objetado "individualmente a través de una carta" donde se les dará las instrucciones de lo que tienen que hacer. "En principio, será garantizar la adecuada atención educativa a todos los alumnos que asistan", ha puntualizado la consejera, al tiempo que ha reiterado que está solución se dará hasta que haya una sentencia firme del Supremo. "Ahora mismo hay dos tribunales superiores de Justicia, el de La Rioja y el de Andalucía, que han respaldado la objeción. Esa doctrina la iremos aplicando en la Comunidad, puesto que esos tribunales han dicho que la asignatura lesiona derechos fundamentales de la familias", ha indicado la consejera, para añadir que Madrid hará "la lectura más favorable a los derechos de las familias sobre los derechos fundamentales como es reconocer este derecho".

Por su parte, la presidenta de la Comunidad de Madrid, que ha acompañado a Figar en la inauguración, ha apuntado que su Gobierno ya ha manifestado "en numerosísimas ocasiones" que la asignatura de Educación para la Ciudadanía, "en general, y especialmente algunos manuales que se han publicado, son un intento de adoctrinamiento que tiene que ver con la voluntad de que los niños piensen todos igual en unas determinadas cuestiones". "Nosotros entendemos que la formación moral se la tiene que dar a cada niño su familia, y eso es lo que dice la Constitución, que los padres tienen derecho a elegir el tipo de educación que quieren dar a sus hijos", ha subrayado Aguirre para añadir, a renglón seguido, que en la Comunidad de Madrid "no va a haber ningún problema con la asignatura" puesto que han diseñado un currículo y un temario "que realmente lo que hace es defender los valores y los principios institucionales".

No obstante, ha entendido que pueda haber padres que objeten "a que sus hijos reciban principios morales o éticos que se aparten de sus propias convicciones" y, como hay sentencias en distintos tribunales que amparan esta objeción, "la Comunidad amparará la objeción de estos padres". Por su parte, fuentes del Ministerio de Educación han recordado hoy que "no cursar Educación para la Ciudadanía tiene los mismos efectos" que no asistir a clase de Matemáticas, al tiempo que se han remitido "a lo expresado por la ministra el pasado viernes en el Consejo de Ministros", donde dejó en manos del Tribunal Supremo la "decisión final" sobre esta asignatura.

El PSOE acusa a Aguirre de "usar a los niños en su guerra contra el Gobierno"

La portavoz socialista en la Asamblea, Maru Menéndez, ha acusado hoy a la presidenta regional de "usar a los niños madrileños en su guerra contra el Gobierno de España", en esta ocasión a cuenta de la asignatura de Educación para la Ciudadanía. "Las chicas y los chicos de Madrid no tienen la culpa de que Aguirre tenga una ambición desmedida, y no deben pagar las consecuencias que supondría para su currículo escolar si no cursan esta asignatura que es obligatoria por ley para toda España", ha señalado la portavoz del PSOE.

Menéndez ha recordado que "esta asignatura es parte del currículo escolar como puede serlo las matemáticas o la lengua, por lo que resulta no sólo absurdo permitir que los alumnos no la cursen, sino que también es en su perjuicio ya que tienen la obligación de hacerlo como cualquier otro alumno español en el resto del Estado".

Más información