Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los nombres más inauditos se dan cita en Burgos

Sindulfo y Hierónides son algunos de los inscritos en el I Encuentro de Nombres Raros

Por fin Orolio se encontrará con alguien que tenga un nombre más raro que el suyo. Y es que este sábado se celebrará el I Encuentro Internacional de Nombres Raros en la localidad de Huerta de Rey, en la provincia de Burgos. Orolio ya se ha inscrito. Y con él Sindulfo, Onesiforo, Hierónides y Canuta.

El organizador del evento, el huerteño José Sebastián, ha declarado que no sólo españoles asistirán al encuentro. Hasta hoy hay 298 personas inscritas, entre ellas un argentino, un colombiano y un venezolano.

Pepe Sebastián cuenta que la idea se le ocurrió al darse cuenta de que su pueblo es famoso por tener nombres de pila tan raros como los de sus vecinos Burgundofora Cancionila o su hermano Maerino. Según él, en Huerta hay una leyenda que dice que secretario del Ayuntamiento local, y su hijo después, al heredar el cargo, aconsejaban nombres a los padres que iban a registrar a los recién nacidos: si los padres no lo tenían claro, el secretario echaba mano del martirologio romano y asignaba nombre para el niño o la niña.

La jornada del sábado incluirá una misa en honor a los fallecidos con nombres raros, una mesa de acreditaciones, en la que cada participante avalará su nombre con su documento y recibirá un diploma acreditativo, y una paella en el merendero local de La Fuente de la Salud. Después de la comida, cuenta Sebastián, será descubierta una placa con la leyenda En homenaje al nombre propio. A todos los nombres raros de Huerta y del mundo.

Y tal vez pensando ya en ediciones futuras del Encuentro, los organizadores preguntan en la hoja de inscripción: "¿Qué nombre pondrías a algún descendiente tuyo?".