Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos de los absueltos por el Supremo en el juicio del 11-M han salido ya de prisión

El Supremo confirma la absolución de El Egipcio por la matanza del 11-M.- Condenado a cuatro años Antonio Toro y exonerados cuatro de los 21 inculpados por la Audiencia.

El Tribunal Supremo ha rechazado los recursos de la Fiscalía y de la Asociación 11-M Afectados por el Terrorismo y ha ratificado la absolución de Rabei Osman El Sayed, Mohamed El Egipcio, dictada por la Audiencia Nacional en octubre pasado tras el proceso por los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid en los que fueron asesinadas 191 personas y casi 2.000 resultaron heridas.Además, otros cuatro acusados con sentencias en contra han sido absueltos.

En la sentencia, que el Supremo ha notificado esta mañana a las partes personadas en el caso, el alto tribunal absuelve a El Egipcio del delito de integración en organización terrorista, por el que ya fue condenado en Italia.

Absueltos y liberados

El supremo ha exonerado además de su participación en el 11-M a Basel Ghalyoun, que fue condenado a 12 años por por pertenencia a organización terrorista, Mouhannad Almallah Dabas (uno de los dos que han quedad en libertad), también a 12 por pertenencia, Abdelilah Fadual El Akil (tambien ha abandonado la prisión de Albolote, Granada), a nueve años por colaboración con banda armada, y Raúl González, sobre quien pesaba una pena de cinco años por suministro de explosivos. Almallah Dabas, ha afirmado a su salida de la cárcel que le "han destrozado la vida injustamente". Este sirio nacionalizado español ha abandonado esta tarde, sobre las ocho, la prisión de Alicante II, en Villena (Alicante), donde ha estado encarcelado los últimos tres años y medio.

Por el contrario, los magistrados de la Sala Segunda del Tribunal Supremo han decidido condenar a cuatro años de prisión por un delito de tráfico de explosivos a Antonio Toro, que había sido absuelto por el tribunal presidido por el juez Javier Gómez Bermúdez. Toro es el cuñado de José Emilio Suárez Trashorras, a quien puso en contacto con Rafa Zouhier. Ambos intercambiaron explosivos por droga.

Modificaciones parciales

El Supremo ha estimado parcialmente los recursos de casación interpuestos por otros tres procesados. A Otman El Gnanoui se le rebajan dos años por considerarle inocente del delito de falsedad en documento oficial, pero se le mantiene la condena como autor material de los hechos, lo que suma un total de 42.922 años de cárcel.

A Hamid Ahmidan se le anula una multa por tráfico de drogas impuesta por la Audiencia Nacional y se le condena a 12 a años, mientras que a Hassan El Haski, se le resta uno de los 15 años de prisión que le fueron impuestos, porque esta condena excedía lo máximo previsto en el Código Penal para el delito de pertenencia a organización terrorista.

Condenado en Italia

El fiscal, que sólo había recurrido la absolución de El Egipcio, consideraba que la sentencia por pertenencia a banda terrorista en Italia no era firme, por lo se que se le podía condenar en España.

El Egipcio fue detenido en Milán en Junio de 2004, ciudad a la que había viajado semanas antes de los atentados del 11-M. La justicia italiana usó en su contra una grabación en la que se declaraba como uno de los organizadores del 11-M. Fue condenado a diez años primero como cabecilla de una organización terrorista, pero la sentencia se redujo después a ocho años al considerarlo como integrante. La Audiencia desestimó la prueba telefónica en la que supuestamente se inculpaba por los atentados y quedo absuelto del delito de pertenencia a banda armada, puesto que había sido juzgado y condenado por este delito en Italia.

Contra la sentencia de la Audiencia Nacional habían presentado diversos recursos el Ministerio Fiscal, las asociaciones 11-M Afectados por el Terrorismo y de Ayuda a las Víctimas del 11-M, varias víctimas particulares y los 21 condenados.