Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las denuncias por conducir borracho se reducen a la mitad en seis meses

Rubalcaba anuncia que los buenos conductores recibirán dos puntos extra a partir de julio de 2009.- El Gobierno se plantea introducir una moratoria a la ley que elevará a partir del 1 de septiembre la edad mínima para conducir ciclomotores

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha dicho hoy que el número de diligencias abiertas por conducir bajo los efectos del alcohol ha caído a la mitad desde la entrada en vigor en diciembre de 2007 de la reforma del Código Penal, que castiga con penas de prisión a los conductores que den positivo en un control de alcoholemia.

Además, Pérez Rubalcaba, en su comparecencia en la Comisión de Seguridad Vial del Congreso de los Diputados, ha anunciado que el Gobierno se está planteando introducir una moratoria a la ley que elevará a partir del próximo 1 de septiembre la edad mínima para conducir ciclomotores desde los 14 a los 15 años ante las presiones de la Generalitat de Cataluña, grupos parlamentarios y la industria del sector. Es decir, que el Gobierno podría dar marcha atrás a su propuesta inicial y mantener la edad para conducir ciclomotores en los 14 años.

El ministro ha subrayado que los buenos conductores, los que no hayan perdido ninguno de los doce puntos del nuevo carné de conducir, recibirán dos puntos extra a partir del 1 julio de 2009, momento en el que Rubalcaba ha admitido que tendrán que tener preparada la infraestructura informática.

Según ha anunciado el ministro, se han retirado 4,1 millones de puntos -el 3% del total- desde la entrada en vigor de este permiso en julio de 2006, la mayoría, un 42%, por exceso de velocidad. Por este motivo, el ministro también ha anunciado que se instalarán hasta 2.000 nuevos controles de velocidad en las carreteras. Además, 1.014 conductores han sido detenidos por conducir sin permiso, de los que 64 lo tenían prohibido por decisión judicial y 11 porque habían perdido todos los puntos. El resto, 939, carecían de cualquier tipo de licencia.

Hablar por el móvil

Por detrás de la velocidad, las infracciones más comunes han sido hablar por el móvil, un 12%, conducir con una tasa de alcoholemia superior a la permitida, un 9%, y no llevar puesto el cinturón o el casco, con un 7%. En la mayor parte de los casos, los infractores han sido hombres, un 81%, y casi uno de cada cinco eran menores de 35 años.

En total, desde julio de 2006 hasta el pasado 15 de junio se ha quitado el carné por agotar el saldo de puntos a 7.162 conductores, al tiempo que se está tramitando la retirada a otros tantos 9.500.

Ante la Comisión del Congreso, el responsable de Interior ha desgranado los planes en materia de Seguridad Vial para la legislatura tras destacar que el descenso de heridos y muertos en la anterior legislatura demuestra que "sabemos hacerlo". No obstante, ha querido destacar que "las cifras siguen siendo espantosas".

Número de atención a las víctimas

Además de reformar el proceso sancionador, que obliga a modificar una Ley Orgánica y que el Gobierno espera tener listo para antes de final de año, el refuerzo de la vigilancia o la mejora de la red vial, Rubalcaba ha anunciado la creación de un número de atención a las víctimas y familias afectadas por la siniestralidad en las carreteras.

El ministro también ha adelantado que se realizarán 4,5 millones de controles de alcoholemia y que su Departamento quiere reforzar la cooperación con la industria automovilística, a la que ha agradecido públicamente la incorporación de elementos de seguridad en los vehículos. En este sentido ha apostado por nuevos avances técnicos, como dispositivos GPS que puedan recibir información sobre el estado de las carreteras.

Sin salir de la red vial, Rubalcaba ha recordado que se han eliminado 498 puntos negros y ha fijado en 776 los puntos para actuar en la presente.