Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Decenas de subsaharianos intentan entrar en Melilla en la segunda avalancha en 24 horas

Interior ha expulsado a 50 de los 70 inmigrantes que llegaron en la madrugada del domingo.- Ceuta activa la alerta para evitar episodios similares

Las Fuerzas de Seguridad han frenado la pasada noche un nuevo intento de decenas de inmigrantes subsaharianos de pasar a la fuerza a Melilla, en este caso coincidiendo con la disputa de la tanda de penaltis del partido de fútbol entre España e Italia de la Eurocopa.

La Delegación del Gobierno ha asegurado que ningún subsahariano consiguió acceder a suelo español, al contrario de lo que ocurrió la pasada madrugada, en la que en un primer momento admitió que seis sin papeles habían ingresado en el Centro de Estancia Temporal. El Ministerio del Interior ha informado hoy de que ya han sido expulsados a Marruecos 50 de los alrededor de 70 inmigrantes que entraron ilegalmente en Melilla y la Policía trabaja para localizar a otros 20. Los agentes encontraron a los sin papeles que ya han sido expulsados escondidos debajo de vehículos, contenedores de basura y subidos a los árboles.

Los que intentaron entrar esta noche fueron interceptados por los agentes marroquíes en su propia frontera, quienes alertaron a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad españolas, que reaccionaron "de inmediato" para cerrar la verja del paso fronterizo y establecer un cordón policial para impedir la entrada de los subsaharianos. La Guardia Civil ha restringido algunos de los accesos al puesto fronterizo para permitir un mayor control de los vehículos que intentaban pasar a Marruecos y evitar un caos circulatorio por el cierre de la frontera.

La Policía Nacional ha activado la alerta en la frontera de Ceuta con Marruecos en previsión de que se puedan producir episodios como los ocurridos en Melilla. "Es una nueva forma de cruzar la frontera de manera ilegal que era desconocida para la policía de ambos países", ha reconocido el director general de la Policía y la Guardia Civil, Francisco Javier Velázquez, quien ha subrayado que ya se han tomado las medidas necesarias para evitar que ese tipo de situaciones se repitan.

'Sin papeles' a la carrera

Los inmigrantes, todos de origen subsahariano, cruzaron por la fuerza el paso principal entre la ciudad autónoma y Marruecos, arrollando tanto a la policía marroquí como al Cuerpo Nacional de Policía y Guardia Civil que custodiaban ambos lados de la frontera.

Las detenciones fueron posibles gracias a un amplio dispositivo de seguridad que desplegaron en las inmediaciones de la frontera durante más de tres horas, en el que han participado los tres cuerpos de seguridad presentes en la ciudad. Los detenidos serán ahora derivados a la Jefatura Superior de Policía para proceder a su identificación y tramitar las órdenes de expulsión correspondientes.

Los inmigrantes no saltaron la alambrada, como en anteriores ocasiones, sino que entraron a la carrera, arrollando todo lo que encontraron a su paso. En esta zona el perímetro fronterizo está reforzado por dos vallas de seis metros con un entramado de alambres de acero en el centro.

Algunos de los agentes resultaron heridos leves porque fueron literalmente arrollados por la avalancha de inmigrantes, que, según informan los testigos, iban provistos de piedras y palos para atacar a los agentes de vigilancia. El último intento de entrada masiva a Melilla tuvo lugar en la Nochebuena de 2006, cuando decenas de inmigrantes subsaharianos intentaron saltar tres veces el perímetro fronterizo con Marruecos y 40 de ellos fueron detenidos, aunque no se registró ninguna entrada en el territorio español.