Comprometidos de boquilla

Un estudio revela que los jóvenes madrileños están preocupados por el medio ambiente pero no actúan

AGENCIAS Madrid 6 JUN 2008 - 19:17 CET

Archivado en:

La preocupación de los jóvenes por las cuestiones medioambientales es menor que por asuntos como el ocio, la formación o la vivienda, pero mayor que la mostrada por la política, según un estudio presentado hoy por la delegada de Medio Ambiente, Ana Botella. La inquietud de los jóvenes aumenta en función a la cercanía a los problemas -la sequía, el ahorro de agua, los incendios, el reciclaje- y, sobre todo, a la relevancia mediática, en particular de la televisión. Hasta ahí, todo bien. Lo malo es que no se traduce en comportamientos ecológicos acordes.

Estos son algunos de los resultados que arroja el estudio realizado por el Area de Medio Ambiente en colaboración con la Universidad Complutense de Madrid y dirigido por Francisco Javier Garrido, experto en temas de desarrollo sostenible, participación ciudadana y Agenda 21. Su objetivo era conocer la percepción, actitud y comportamiento de los jóvenes madrileños de entre 15 y 29 años respecto al medio ambiente, el desarrollo sostenible y la calidad de vida en la ciudad.

En lugar de las tradicionales encuestas, los investigadores han analizado las conversaciones desarrolladas en varios grupos de discusión. Las conversaciones y opiniones recogidas tratan cuestiones relacionados con el medio ambiente y el desarrollo sostenible; la calidad de vida en la ciudad; la información disponible y las fuentes más utilizadas; el papel de los distintos agentes sociales y económicos y la participación ciudadana y la acción colectiva ante estos temas.

Los jóvenes que han participado en el estudio muestran una gran preocupación por lo que consideran una "crisis medioambiental muy grave" que estamos viviendo. La responsabilidad la achacan a los comportamientos y hábitos de la sociedad. Tienen una visión pesimista y catastrofista de la situación y de sus posibilidades de solución, sobre todo de las que provienen del terreno individual, por lo que delegan la solución de los problemas en otras instancias como empresas o administraciones.

"Existe una cierta inconsistencia de la juventud entre su grado de concienciación y la escasez de acciones concretas en las que se refleje su compromiso", ha admitido Botella. Es algo de especial relevancia porque "el compromiso y la responsabilidad individual desempeñan un papel muy importante a la hora de enfrentar los grandes retos medio ambientales". La juventud sólo actúa, como explicó Botella, "ante problemas muy concretos o en momentos muy puntuales, generalmente motivados por las campañas públicas o por la presencia del tema en los medios de comunicación, principalmente la televisión".

Como constata el estudio, "la defensa del medio ambiente es más simbólica y abstracta que real". Además existe una falta clara de conocimientos precisos sobre los problemas medioambientales, sean locales o globales y "en ningún momento de las reuniones realizadas se esbozan datos que acrediten un conocimiento claro, por ejemplo, del cambio climático, las energías renovables, el agujero de la capa de ozono, la contamiación local del aire", argumenta el estudio.

Otras noticias

Ana Botella, durante la presentación del informe sobre jóvenes y sostenibilidad. / EFE

Últimas noticias

Ver todo el día

Del amor al odio en su tierra

Roberto Gómez Bolaños es venerado en América Latina, pero su legado deja detractores y defensores por igual en México

La caída del precio del petróleo fuerza a Maduro a recortar el gasto

El presidente de Venezuela y sus ministros se rebajan el sueldo

Dilma Rousseff: ¿Sabia o traidora?

La presidenta ha sorprendido a propios y extraños con su decisión de colocar a un discípulo de la Escuela de Chicago al frente de la economía brasileña

El plan de Peña Nieto contra la impunidad desata críticas

La oposición pide al presidente mexicano autocrítica sobre el manejo de la seguridad en el país

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana