Capilla ardiente en el Congreso