Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La joven quemada viva en Alcalá de Henares no había denunciado

Pasa a disposición judicial el presunto asesino, que la roció con líquido inflamable en un descampado.- Diputados de Asamblea y vecinos se concentran a mediodía en memoria de la mujer

Lugar donde la joven ha muerto carbonizada en Alcalá de Henares. EFE

Se llamaba A.B., tenía 20 años y era rumana. Anoche la mató su novio, de la misma edad y nacionalidad, tras rociarla con líquido inflamable en un descampado de Alcalá de Henares. Es la segunda muerte por violencia sexista en Madrid en lo que va de año, es más, los dos crímenes han sido en la misma localidad madrileña y en apenas cinco días. El presunto asesino ha sido dado de alta esta mañana para pasar a disposición judicial. Nunca le denunció por malos tratos.

El hombre, de unos 20 años y nacionalidad rumana, fue detenido anoche acusado de quemar viva a su novia, junto a un centro comercial de Alcalá. La víctima murió sin que los sanitarios del Summa pudieran hacer nada por reanimarla, según ha informado un portavoz de Emergencias 112. El presunto asesino ha salido esta mañana en un furgón policial del hospital la Paz para ser puesto a disposición judicial tras ser dado de alta. Sufre quemaduras en ambas manos. Los hechos ocurrieron poco antes de las once de la noche. La pareja había ido a un descampado en el Camino Viejo de Camarma de Esteruelas, próximo a la calle de Federico García Lorca y al centro comercial Carrefour de Los Espartales.

Según fuentes policiales, se trata de una zona frecuentada por parejas en coche. Según un testigo, la joven fue arrojada de un coche y posteriormente su asesino le

prendió fuego, aunque se desconoce si la mujer estaba viva en el momento en que fue quemada. Los ocupantes de otros turismos fueron los que llamaron a la policía. El supuesto autor utilizó su móvil y llamó al teléfono de emergencias 112, a cuyo operador confesó que acaba de matar a su novia. No se le entendía, ya que no hablaba bien el castellano, según fuentes del caso. Al lugar acudieron bomberos de Alcalá y agentes de la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía. Cuando llegaron encontraron a la mujer completamente calcinada y sin posibilidad de ser reanimada por los facultativos del Summa. Los agentes vigilaron la zona y vieron que el hombre estaba deambulando aturdido por los alrededores del lugar del crimen.

Segundo caso en cinco días

Los policías le detuvieron, pero comprobaron que sufría quemaduras en ambas manos. Fue trasladado de urgencia a la unidad de quemados del hospital La Paz, en la capital, donde quedó ingresado y ha sido dado de alta esta mañana para ser puesto a disposición judicial. La policía no quiso facilitar anoche las identidades de la víctima y del detenido, ya que no había podido localizar a sus familiares. Hasta esta tarde no ha trascendido que las iniciales de ella son A.B. Las de él siguen sin saberse. En la Embajada de Rumania en Madrid no han querido confirmar ni desmentir la identidad, pero sí han confirmado que está identificada y que han logrado contactar con la familia, en contra lo que lo informan algunos medios. El cadáver será repatriado si así lo decide la familia. El juez ha decretado secreto de sumario.

La joven no había presentado denuncia alguna de malos tratos contra su pareja, según ha explicado el alcalde de esta localidad madrileña, Bartolomé González, quien ha señalado que tampoco había requerido los servicios del Centro Asesor de la Mujer. Éste es el segundo caso de violencia machista del año y los dos han ocurrido en Alcalá en apenas cinco días, un hecho que para el alcalde es "pura casualidad". El 17 de enero, Yolanda Becerro, de 45 años, murió apuñalada por su compañero sentimental, Lázaro Daniel A. A., de 34 años y origen cubano, que además contaba con numerosos antecedentes policiales. Éste también mató al hijo de la mujer, de 11 años. Le estranguló. Instantes después llamó a la policía y confesó la autoría del doble homicidio.

Unas 700 personas se concentraron al día siguiente en el centro del municipio en señal de repulsa con lo ocurrido. De nuevo hoy, un centenar de vecinos se ha concentrado a las doce de la mañana en la plaza Cervantes, frente al Ayuntamiento, para condenar el crimen. Y, también por segunda vez en apenas 48 horas, varias decenas de diputados y trabajadores de la Asamblea de Madrid se han reunido a mediodía a las puertas de la Cámara y han guardado cinco minutos de silencio. La concentración ha estado encabezada por la presidenta de la Asamblea, Elvira Rodríguez, y los portavoces de los tres grupos: Inés Sabanés (IU), Maru Menéndez (PSOE) y Antonio Beteta (PP). Al acto, que ha terminado con aplausos, se han sumado el defensor del Menor, Arturo Canalda, y un grupo de escolares que visitaba en ese momento la sede del Parlamento regional.