Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un Romeo neoyorkino encuentra a su Julieta tras dibujarla en Internet

Un joven logra hallar a la chica de la que se enamoró en el metro de Nueva York después de crear una página web para localizarla

Un joven romántico y enamoradizo ha saltado a las páginas de los periódicos neoyorquinos después de haber creado una página web para encontrar a una chica de la que quedó prendado durante un trayecto en el metro de la Gran Manzana y que considera que es la mujer de su vida. La iniciativa, consistente en presentar varios dibujos de la chica con el fin de que fuera reconocida, dio resultado. Dos días después de poner en marcha la web y gracias a un amigo de la joven, Patrick Moberg, de 21 años, encontró a la chica. Pero tendrá que esperar. Ella, de momento, sólo quiere una relación de "amistad".

Como si de la canción You're beautiful del británico James Blunt se tratara, Moberg, original del estado de Tennessee, vio a una morena en la línea 5 del metro de Nueva York de la que se enamoró a primera vista y a la que, según ha contado, vio como la mujer de sus sueños.

Para encontrarla, Moberg, que se dedica al diseño, creó una página web, www.nygirlofmydreams.com, con unos dibujos bastante infantiles, en la que decía "he visto a la chica de mis sueños en el metro" y pedía ayuda para localizarla, dando todo tipo de detalles sobre la hora en que sus miradas se cruzaron y cómo iba vestida la joven en cuestión.

Cuarenta y ocho horas después y gracias a un amigo de la chica, Moberg encontró a su Julieta, que ha resultado ser una becaria australiana llamada Claire Hayton que hace prácticas en una empresa editorial, según el diario New York Post.

Inventarse el final

"¡En serio, la he encontrado!", informa Patrick Moberg en su página web, en la que también afirma que "ya no habrá actualización" vía Internet de su anuncio y que, como en muchas "malas películas y canciones, ahora cada uno tendrá que inventarse su propio final".

Al joven Romeo le llegó la foto de su Julieta a través de un mensaje de correo electrónico de entre la multitud de e-mails y llamadas que recibió en los que numerosas chicas reconocían no ser la de la línea 5 pero sí se mostraban dispuestas a mantener una aventura sentimental. Por el momento, sin embargo, a lo único a lo que la chica de la línea 5 se compromete es a una "amistad".