Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cementerio de Paterna pierde el color republicano

El gobierno local, del PP, quita las flores moradas de un monumento en homenaje a los más de 2.200 fusilados

El cementerio de Paterna, donde fueron fusiladas más 2.200 personas por el bando franquista durante la Guerra Civil y los primeros años de la dictadura, ha perdido los colores republicanos. El gobierno local, en manos del PP desde las pasadas elecciones municipales, retiró hace unos días las flores rojas, amarillas y moradas que decoraban la zona ajardinada situada junto al monumento a los fusilados por la libertad y la democracia. En su lugar colocó crisantemos blancos y amarillos, al igual que en el resto del cementerio.

El PP adujo para el cambio de las flores que pretendía adecentar el cementerio de cara a la festividad de Todos los Santos "con colores neutros" y "sin referencia política". La tormenta política que ha desatado esta decisión ha obligado al Ayuntamiento a rectificar. Las flores han vuelto a cambiar de color: de blancas y amarillas a un morado claro.

"Esto es un ataque frontal a la memoria histórica", ha denunciado ante el monumento a los fusilados el ex alcalde y portavoz socialista, Francisco Borruey. "Ahora ponen un morado que no tiene nada que ver con lo que había. Es una burla", ha dicho.

"Humillación"

Los concejales de la coalición de izquierdas Compromís también se han acercado al recinto para denunciar "la humillación" a la memoria republicana que supone los cambios realizados en un símbolo de los horrores de la Guerra Civil y del franquismo.