Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno se plantea recusar a dos jueces como réplica al voto de calidad

El cambio en la correlación de fuerzas del Pleno del Constitucional merced al voto de calidad del magistrado Vicente Conde Martín de Hijas puede ser replicado por el Gobierno con la recusación de los magistrados conservadores Roberto García-Calvo y Jorge Rodríguez-Zapata, por la causa especificada en el artículo 219.10 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, relativa a "tener interés directo o indirecto en el pleito o causa". En este caso, por tener interés en el recurso del PP contra la ley orgánica del alto tribunal (LOTC), ya que ambos magistrados escribieron una carta a la presidenta exigiendo su dimisión.

Pese a ese antecedente, García-Calvo y Rodríguez-Zapata participaron ayer en el Pleno que concluyó con la decisión de apartar a Casas. Tampoco han dado muestras de abstenerse de juzgar una ley sobre la que ya han expresado por escrito su más "profunda discrepancia", tras considerar a la presidenta y al vicepresidente "deslegitimados" para permanecer en sus cargos.

De momento, los jueces conservadores tienen mayoría de 6 a 5 en el Estatuto catalán con la expulsión de Pérez Tremps y controlan la reforma del Constitucional con el voto de calidad de Vicente Conde.

El voto de calidad se ha ejercido hasta ahora en muy contadas ocasiones: Manuel García Pelayo lo utilizó para desempatar la expropiación de Rumasa y la despenalización del aborto, rechazada en un primer momento y convalidada posteriormente. Rodríguez Bereijo lo utilizó con la Ley de Televisión Privada y Jiménez de Parga, para anular las ventajas fiscales del País Vasco.