Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Parecidos razonables

Un internauta denuncia el plagio de uno de los diez logos candidatos a ser la imagen de Madrid'16.- Su autora niega rotundamente haber copiado el diseño, mientras la organización lo está investigando

Uno de los 10 logotipos aspirantes a representar la candidatura de Madrid a los Juegos Olímpicos de 2016 -quizá el más bonito de todos- ha sido acusado de plagio por un internauta en Fresqui.com, una web española de noticias creadas por los propios lectores o recomendadas por ellos. Éste es el logo cuestionado, de Graciela Cancio, y éste es el otro, realizado por Liberonline para Augusto Valenti, un diseñador de gafas italiano. Desde Madrid 2016 se admite que "el parecido es razonable", aunque conceden a su autora, que niega rotundamente las acusaciones, "el beneficio de la duda". La candidatura está investigando si se trata "de un plagio o simplemente de una desafortunada coincidencia".

La denuncia ha sido publicada por un lector cuyo alias es Causual y dice así: "Quiero denunciar el posible plagio de uno de los diez logos sometidos a votación popular para la candidatura de Madrid 2016". Para este lector, el parecido es "asombroso". El internauta explica que la web italiana la vio "en Web design: studios 2 de la serie ICONS de Taschen". Este libro es una pequeña Biblia de los diseños digitales y se puede adquirir hasta en el Vip's.

Casual añade en su entrada: "Creo que deben aclarar la similitud, entre otras cosas, por respeto a todos los que hemos participado en el concurso y a los que esperan sentirse identificados con una imagen original que nos represente. Ahora me gustaría saber quienes han sido los responsables de elegir estos diez logos porque al menos públicamente nadie". Otras webs, como Etc, el blog del marketing español, ya se han hecho eco de la denuncia. Contactado por este periódico, Casual, que es diseñador de páginas webs y tiene 24 años, ha explicado que estaba consultando el libro para documentarse cuando vio la página. Este internauta conoce al dedillo todos los diseños candidatos ya que él mismo se presentó, tanto de forma individual como en grupo, pero no les seleccionaron entre los 10 finalistas.

"Su página principal me recordó a uno de los que había visto, así que mandé a Fresqui el asunto para denunciar el posible plagio porque yo no tengo modo de comprobarlo", ha declarado ELPAIS.com. "Entiendo que dos personas en dos puntos del globo distintos puedan tener una idea parecida y que la ejecución de la idea pueda ser similar, pero no hasta ese punto", critica. En su opinión, "el diseño es demasiado parecido, es como si dos personas escriben un libro y la única diferencia es el título".

"Es absolutamente mentira"

El logo puesto en cuestión se titula Madridfluye 2016 y es, al igual que la imagen corporativa de la empresa italiana, un haz de rayas de colores. Su autora es Graciela Cancio, que lo define como unas "franjas de colores que se entrecruzan y fluyen libremente por la superficie". Tiene 22 años, estudia diseño gráfico y está destrozada por la acusación, que tilda de "absolutamente mentira". Cancio niega con total rotundidad haber copiado el diseño, ya que "ni siquiera conocía" la existencia de esa página italiana. Está "muy disgustada" e incluso "molesta" y "muy sorprendida" de la coincidencia. "Entiendo lo del parecido, pero te aseguro que me he quedado blanca cuando lo he visto" en la web de EL PAÍS, explica la joven, que añade que tiene "la conciencia muy limpia" porque su diseño es obra suya.

"Esta acusación me perjudica muy negativamente, ganar ya sería imposible", se lamenta, al tiempo que confiesa la ilusión y el orgullo que sentía por haber sido seleccionada en el primer concurso "de importancia" al que se presentaba. La joven diseñadora se defiende argumentado que se trata de "un elemento morfológico simple" y que presentó dos versiones, una horizontal que es la acusada de plagio y una vertical "que no se parece nada". Incluso tiene un boceto en diagonal, que no llevó al concurso. El logo vertical fue el primero que ideó, inspirada, según revela, en el mapa del Metro de Madrid. "Yo vivo en Alameda de Osuna y me tiro todo el día en el metro, quería hablar de caminos que se unen, de la línea de meta de los atletas, del Madrid de las diferentes culturas que lo cruzan....". Graciela Cancio añade en su defensa que, desde el primer momento, "a todos nos sacaron un parecido, hay uno que es similar a la eme de Movistar, otro que se parece al de la Expo de Sevilla...".

"Si llego a saber que se parece a algo no me presento", concluye Cancio, abatida. Desde Madrid 2016, su director de Comunicación, Juan Antonio Villanueva, reconoce a priori que "el parecido es razonable" pero, de momento, creen en la inocencia de la diseñadora a la espera de que concluya la investigación que han puesto en marcha. Porque "una acusación hay que demostrarla" y en estos momentos tratan de averiguar si estamos "ante un plagio o simplemente una desafortunada coincidencia". Para Villanueva, que recuerda el reciente incidente con el logotipo del Gobierno de España y de Alemania, estas cosas pueden suceder en "concursos abiertos a un público masivo" pero, en todo caso, "el compromiso de la Fundación Madrid 2016" es garantizar "la autenticidad y originalidad de la propuesta ganadora".

Villanueva explica que la pretensión de los organizadores del concurso era implicar a los madrileños al máximo en la candidatura y que todo el proceso de selección de los logos "ha sido supervisado por un importante panel de expertos, que incluye a Saffron (una de las consultoras más prestigiosas en la estrategia y diseño de marcas), al director creativo de Sr.Rushmore (una de las mejores agencias de publicidad de España) y a miembros de la Fundación 20016". El responsable de Comunicación recuerda que "no existe una herramienta para comprobar el 100% de la originalidad de un diseño", por lo que en estos casos "se confía en la experiencia y cultura visual de los expertos y en la integridad de los concursantes". Y ninguna de las dos es infalible. En caso de que se compruebe que es un plagio, añade el responsable, "se procederá a descalificar la propuesta" y pasarán a ser nueve los contendientes.

Un logo sometido a votación

El pasado 30 de agosto, el alcalde, Alberto Ruíz-Gallardón, presentó este concurso, en el que se invita a los ciudadanos a votar las tres mejores propuestas de entre diez diseños finalistas. Estos logos, a su vez, fueron seleccionado previamente de los más de 2.700 presentados. Una vez finalice la votación, el próximo 23 de septiembre, un jurado compuesto por representantes de la Fundación Madrid 16, así como especialistas en comunicación, imagen y diseño, seleccionará la propuesta ganadora, que ganará 30.000 euros. Los otros dos diseños finalistas tendrán un premio de 5.000. Según informa la web del Ayuntamiento, hasta ahora se han recogido 71.376 votos. Ni qué decir tiene que la primera de las bases del concurso es que "el logo debe ser original".

Más información