Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Endesa admite que "faltan cuatro subestaciones en Barcelona, pero cuesta mucho hacerlas"

Pizarro reconoce que, de haber estado construidas, "hubieran reducido el impacto del apagón"

El presidente de Fecsa-Endesa, Manuel Pizarro, ha vuelto a culpar esta tarde a Red Eléctrica Española (REE) del apagón del pasado 23 de julio en Barcelona y ha reconocido que "faltan cuatro subestaciones" en la capital catalana, "pero es que nos cuesta mucho" hacerlas, ha agregado. Según Pizarro, "tiene un gran mérito construir en tres años las 20 subestaciones que hemos erigido en Cataluña porque se tarda dos años en tramitarlas y a poco que te vayas tardas cuatro años en hacerlas". De haber estado en funcionamiento estas subestaciones pendientes, Pizarro ha admitido que "claro que hubieran reducido el impacto del apagón".

Pizarro ha hecho estas declaraciones a preguntas del diputado Jordi Miralles (ICV-EUiA) en su intervención ante la Comisión Permanente del Parlamento de Catalúña. El presidente de Endesa no ha explicado, sin embargo, por qué Endesa ha recibido terrenos en permutas para hacer dos subestaciones y sin embargo no se ha hecho nada, y ha contestado al parlamentario de izquierdas que el director general de Fecsa-Endesa, Josep Lluís Rovira, ya le facilitaría la explicación. Manuel Pizarro ha insinuado que las tramitaciones administrativas retrasan las inversiones poniendo como ejemplo a "Aragón, donde una línea de media tensión la hemos hecho en 18 meses de tramitación, cuando en el resto de España se tarda tres años y en Canarias, 20 años".

El presidente de Endesa ha asegurado que las causas "reales" por las que se quedaron sin luz el 90% de los 330.000 afectados por el apagón en Barcelona fueron "ajenas a la caída del cable de la subestación de Collblanc", ya que la incidencia la motivó un incendio en la subestación de Maragall, propiedad de REE. Pizarro ha señalado que siete horas antes de la caída del cable en Collblanc, Fecsa-Endesa recibió una llamada de la Guardia Urbana asegurando que se habían oído ruidos "como de explosiones" y se había visto "salir humo de una trampilla cercana a Maragall", una incidencia que Fecsa-Endesa comunicó a Red Eléctrica.

Esa avería fue, según el presidente de la eléctrica, la "auténtica causa" de la interrupción del servicio eléctrico a miles de de abonados, ya que la primera incidencia en Collblanc se vio "aislada" gracias al "buen funcionamiento de los sistemas protectores", que permitieron reducir su efecto y evitar un fallo en cadena. "Si la única avería hubiera sido en Collblanc, la cosa se habría quedado en 40.000 abonados sin luz y se hubiera arreglado en unos diez minutos", ha indicado Pizarro.

El presidente de REE, Luis Atienza, ha dicho por su parte que "si los cables se caen, no es por el aumento de la temperatura, se caen por la fatiga y el deterioro acumulado durante años, que cualquier mantenimiento básico hubiera evitado. Esa es la única explicación, un déficit de mantenimiento". El punto más débil de la argumentación de Atienza ha sido que no ha podido "establecer concretamente las causas que provocaron el incendio en Maragall".

La Generalitat pide participar en el centro especial de Fomento

El Gobierno catalán quiere intervenir en la gestión directa del servicio de Cercanías, por lo que solicitará tener voz y voto en el Centro de Coordinación de la Operación Ferroviaria de Barcelona que ha creado el Ministerio de Fomento para supervisar las incidencias en las infraestructuras. "Pediremos entrar en este organismo para tener voz y poder participar en estas crisis de Cercanías", ha anunciado el consejero de Obras Públicas, Joaquim Nadal, en su comparecencia ante la Diputación Permanente del Parlamento catalán.

Nadal ha añadido que "hasta ahora la Generalitat no tiene la gestión directa de Cercanías, nos informan de lo que pasa, pero no podemos intervenir", y ha asegurado que, "cuando la Generalitat entre en este organismo, esto cambiará y será una preparación para cuando Cataluña asuma el traspaso de esta red de ferrocarril".

El consejero también ha avanzado que la primera semana de septiembre se reunirán con Acesa para acelerar la construcción del tercer carril de la AP-7, con el que se quiere evitar que se repitan las colas históricas que se han vivido este verano en la principal autopista catalana. Nadal ha lamentado que se haya "burocratizado la construcción del tercer carril con un calendario diabólico y justo ahora, en el mes de septiembre, empezarán las obras".

El titular de Obras Públicas de la Generalitat ha advertido de que para afrontar el déficit de infraestructuras que sufre Cataluña "la solución de la reinversión no es la solución para la crisis de gestión. Ni que se cumpliese el Estatut, ni que se ejecutase la totalidad de lo presupuestado, se tardará meses y quizá algún año en dar soluciones". "Es verdad que no se ha invertido suficiente, pero es verdad que en Cataluña no se ha invertido nunca como ahora", por lo que, a juicio del consejero, "la situación actual es mejor que la anterior, pero todavía no es satisfactoria".

Desconexión de los generadores

El consejero de Economía y Finanzas de Cataluña, Antoni Castells, ha anunciado que todos los generadores que tuvieron que instalarse para asegurar el suministro eléctrico tras el apagón del 23 de julio se desconectarán el próximo 25 de agosto. Durante su intervención, Castells ha destacado que se están superando las previsiones iniciales de restablecimiento total del suministro y ha puntualizado que, con la reactivación, mañana martes, de uno de los transformadores afectados que conecta la subestación de Maragall y la de Badalona, sólo será necesario que sigan funcionando entre 10 y 15 de los 47 grupos electrógenos que están en marcha.

Sin embargo, la semana pasada el departamento de Economía de la Generalitat anunció en un comunicado que el día 14 se desconectarían "la práctica totalidad" de los generadores que se instalaron en la ciudad.