Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

'El Rafita' deja el centro de menores para cumplir tres años de libertad vigilada

La madre de Sandra Palo denunciará al juez y al centro de menores por no haber podido asistir a la salida del asesino de su hija

Rafael G.F., conocido como El Rafita, ha abandonado a las 8.10 horas el centro de menores Renasco en Carabanchel (Madrid) para dirigirse al centro de internamiento en régimen abierto en el que cumplirá los tres años de libertad vigilada que le impuso el Juzgado de Menores número 5 por participar, junto con otros tres chicos, dos de ellos también menores, en el asesinato de la joven de Leganés Sandra Palo, de 22 años, según han confirmado fuentes de la Comunidad de Madrid. La madre de Sandra ha sufrido una crisis de ansiedad al no poder verle salir y ha denunciado que se siente "engañada" por el juez. La familia se manifestó ayer en contra de la puesta en libertad de El Rafita y reclamó la reforma de la Ley del Menor que lo ha permitido.

En el momento de la salida de Rafita, que ha abandonado el lugar en un furgón policial, no se encontraba a las puertas del centro la madre de la víctima, María del Mar Bermúdez, que ha llegado cinco minutos más tarde y que no ha podido cumplir su deseo de ver a uno de los asesinos de su hija. Al ver que había llegado tarde, ha sufrido un ataque de ansiedad y ha tenido que ser atendida por una dotación sanitaria del SAMUR-Protección Civil. Muy alterada y desconsolada, ha dicho sentirse "engañada" por el juez, el centro de menores y las instituciones. "Sólo quería que los medios pusieran cara a este individuo, yo ya lo conozco. Llevo cuatro años esperando este momento, para poder desahogarme y sacar todo el dolor que llevo dentro y ahora estoy más frustrada, tengo que quedarme con todo dentro, me quieren ver en un hospital", ha declarado entre lágrimas la madre.

"Son todos unos corruptos"

Ante la desesperación de la madre, el subdirector del centro ha salido para hablar con ella y explicarle que la forma elegida para la salida de Rafita no fue determinada por el centro, dependiente de la Comunidad de Madrid, sino por el juez y la propia Policía. Bermúdez encabezó ayer por la tarde una concentración contra la excarcelación del chico, ya que considera que el condenado "no está rehabilitado". Los padres de la chica asesinada han llegado tarde porque, con los nervios, se perdieron. "Hemos llamado a la directora de la Agencia de Reinserción para confirmar que había salido y nos dijo que salió a las 7.50 horas y que el intervalo en el que podía salir era finalmente entre las 0.00 y las 12.00 de hoy y no entre las 12.00 y las 0.00 de mañana, como en un principio nos habían dicho", ha dicho el padre, más sereno.

María del Mar ha hablado con su abogado y en los próximos días denunciará al centro de menores y al juez por "engañarla" y ha mostrado su determinación de quedarse frente al edificio hasta que "alguien con poder o un juez" vaya y le dé una explicación "convincente". Asimismo, se ha preguntado por qué las autoridades le han vuelto a engañar - el 12 de junio esperó sin éxito durante horas ante el centro tras recibir una información falsa sobre la salida de Rafita- y ha considerado que, probablemente, se deba al apoyo que ha recibido por parte de la sociedad, como quedó demostrado en la manifestación que protagonizó ayer."¿Por qué no sale ahora el director del Centro como lo hizo el martes? Son todos unos sinvergüenzas y unos corruptos. No salen porque saben que ¿se los van a comer? o ¿porque yo me tiraría encima? No se puede jugar con el dolor de las personas", ha agregado María del Mar.

Sandra Palo fue violada, quemada viva, atropellada repetidas veces y abandonada en un descampado de la carretera de Toledo en mayo de 2003. El Rafita, que tenía 14 años cuando se cometió el crimen y que ya ha cumplido los 18, ha sido trasladado hoy al lugar decidido por el centro de menores de Renasco, donde ha cumplido los cuatros años de condena que le impuso el juez. No se ha hecho público el nombre ni la ubicación de dicho centro de internamiento, aunque sí que se encuentra fuera de la Comunidad de Madrid. En un principio los padres de la joven adelantaron que sería trasladado a Canarias a un piso tutelado, pero la Comunidad ha evitado informar sobre el lugar exacto al estar bajo su custodia. También se ha barajado Ceuta y Baleares como posible destino.

Tres condiciones para la libertad vigilada

Durante los próximos tres años, El Rafita tendrá que cumplir las reglas de conducta que le ha impuesto el Juzgado de Menores número 7, encargado de ejecutar la sentencia que le condenó. Pese a que no se ha acordado ninguna orden expresa de alejamiento, como pedían los padres de Sandra, el joven deberá residir en dicho centro de internamiento y "cumplir los horarios que correspondan con las actividades a realizar, así como las reglas y pautas establecidas". También se le prohíbe ausentarse de la localidad en la que sea fijado el domicilio "sin previa autorización judicial".

Por último, deberá comparecer personalmente ante el juzgado de menores o los profesionales que sean designados "tantas veces como sea requerido para ello", según el auto. Junto a Rafita, el Juzgado de Menores condenó a J.R.M., conocido como El Ramoncín, y a R.F.C., El Ramón, a ocho años de internamiento y cinco años de libertad vigilada. Mientras, a Francisco Javier Astorga, El Malaguita, se le impuso una pena de 64 años de prisión por participar en el secuestro, violación y asesinato de la joven.