Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los peligros del voto electrónico

Una organización británica alerta del riesgo de un sistema cada vez más extendido

La democracia británica podría verse socavada si se implanta el uso del voto electrónico en los procesos electorales. Esta es la conclusión de un informe de Open Rights Group, una organización sin ánimo de lucro británica entre cuyos objetivos está preservar las libertades civiles en el ciberespacio y que asegura que los riesgos derivados de pasar de la clásica papeleta a la pantalla táctil son mayores que los beneficios que podría conllevar.

Open Rights Group basa sus conclusiones en los informes que sus observadores reportaron tras las pasadas elecciones locales británicas, celebradas el pasado mes de mayo, en aquellos lugares donde se hicieron ensayos con urnas electrónicas. La asociación ha hecho un llamamiento para detener el proceso de implantación del sistema hasta que éste sea fiable, fácil de supervisar y se compruebe su integridad.

En Inglaterra se está ensayando el sistema de voto electrónico a través de quioscos, ordenadores portátiles, pantallas táctiles y teléfonos móviles. Y los observadores mostraron tras los últimos comicios "serias dudas" acerca de su utilidad en elecciones locales y nacionales.

La principal objeción de Open Rights Group es que el voto electrónico es que, actualmente, no es más que una "caja negra" que impide a los electores ver cómo sus votos son registrados y recontados lo que, según el grupo, deja el proceso abierto al "error y el fraude".

Asimismo, el informe critica la carencia de los certificados necesarios para asegurar que el hardware y el software empleado por el sistema de votación esté libre de vulnerabilidades que pongan en peligro la integridad de los votos emitidos.

Usabilidad

El informe del Open Right Group advierte también de defectos en la usabilidad del sistema empleado en el proceso de votación electrónica. Según la organización, éste debería en principio facilitar el trabajo a aquellos electores a los que se dirige principalmente: ancianos y personas imposibilitadas para abandonar su lugar de residencia.

En este sentido, el informe alerta de que, en aquellos lugares donde se ensayó el sistema, el recuento del voto electrónico supuso más trabajo que el tradicional y, en algunos casos, fue abandonado en favor del manual.

Además, según apunta el informe, en algunos casos los recuentos manuales y los electrónicos produjeron resultados muy diferentes.

El Ministerio de Justicia británico ha respondido al informe del Open Right Group que "cualquier contribución al debate es bienvenida. Sin embargo, es la Comisión Electoral quien tiene la responsabilidad de evaluar e informar sobre el sistema electoral piloto y esperaremos a la publicación de su informe oficial de agosto".