Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las tormentas dañan miles de hectáreas de cultivo y dificultan las comunicaciones

Renfe interrumpe un segundo tramo de la red ferroviaria que estaba siendo utilizado como alternativa para conectar la capital con la Comunidad Valenciana

Las fuertes tormentas de las últimas horas han dañado miles de hectáreas de cultivo en varias comunidades del centro eninsular y han dificultado las comunicaciones por tren y por carretera. Las organizaciones agrarias y las administraciones públicas han comenzado a evaluar los daños y algunos gobiernos regionales han anunciado ya la aprobación de ayudas económicas de emergencia para paliar esos daños.

Las tormentas, que continuarán hasta el viernes, ha sido especialmente severas en las provincias de Jaén, Ciudad Real, Albacete, Toledo, Madrid, Ávila y Segovia, y en varios puntos las lluvias han superado registros históricos a los que no llegaba desde el año 1951. Una de las localidades donde el agua alcanzó mayor altura, hasta tres metros, fue Villarrubia de los Ojos (Ciudad Real), donde las tormentas de los últimos días han causado importantes daños en los cultivos, sobre todo en la vid.

Según ha explicado el vicepresidente primero del Gobierno de Castilla-La Mancha, Fernando Lamata, la lluvia y el pedrisco de los últimos días han afectado en esta comunidad a unas 60.000 hectáreas de cultivo, principalmente de viñedo.Una vez que cesen las precipitaciones, el Gobierno regional, en contacto con las organizaciones agrarias, evaluará los daños producidos en los cultivos para adoptar las medidas convenientes.

Las tormentas caídas en Castilla y León también han causado daños en más de 30.000 hectáreas de cultivos de las provincias de Segovia, Ávila y Valladolid, principalmente, y en Ribera de Duero, entre Burgos y Valladolid, han resultado afectadas otras 20.000 hectáreas de distintos cultivos los últimos días. Las organizaciones agrarias de Castilla y León se reunirán mañana en Valladolid con el consejero de Agricultura de esta comunidad, José Valín, para pedirle que declare zona catastrófica en varios municipios.

Comunicaciones por tren

Las tormentas están dificultando también las comunicaciones por tren y carretera en varias comunidades del centro peninsular. Renfe ha interrumpido el tráfico de trenes en el tramo entre Alcázar de San Juan y Marañón que se ha estado utilizando en el Plan Alternativo de Transporte para unir la vía de alta velocidad de Ciudad Real con Alcázar de San Juan y las conexiones de Madrid con la Comunidad Valenciana desde las 20:00 de ayer.

Este segundo corte de la infraestructura ferroviaria que se produjo sobre las 17.30 de esta tarde, ha hecho que Renfe haya trasbordado por carretera a 190 viajeros con destino Valencia cuyo tren se quedó sin solución de continuidad en Ciudad Real y para 191 viajeros con destino Madrid cuyo tren se detuvo en Albacete. Además, continúa cortado también por inundación de las vías el tramo entre Villasequilla y Tembleque (Toledo) quedando interrumpidas las conexiones de la capital con Valencia, Alicante, Murcia, Jaén.

Un total de 55 trenes y unos 5.000 viajeros se han visto afectados durante el día de hoy por la doble incidencia. Técnicos de Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias), entidad pública responsable de la gestión de la infraestructura ferroviaria, trabajan en las zonas afectadas para despejar las vías y reanudar el servicio ferroviario, aunque por el momento no hay previsión.

También en Sevilla el temporal ha causado una serie de incidencias en el aeropuerto de San Pablo, como desvíos, cancelaciones y retrasos en cuatro vuelos, así como la interrupción del servicio de tren de Cercanías C-4. Fuentes de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (Aena) han dicho que la fuerte lluvia ha provocado el desvío de un vuelo de la compañía Clickair procedente de Barcelona, cuya llegada a la capital hispalense estaba prevista a las 17.35 y que ha tenido que ser desviado al aeropuerto de Jerez de la Frontera (Cádiz).

Asimismo, un vuelo procedente de Oviedo de la compañía Air Nostrum y cuya llegada a Sevilla estaba prevista a las 19.35 ha tenido que ser cancelado y no ha llegado a despegar del aeródromo ovetense. Además, otros dos vuelos, un Clickair destino Amsterdam y otro Vueling destino Valencia sufrieron retrasos de unos 40 minutos al coincidir sus salidas de San Pablo con el momento de mayor intensidad de las precipitaciones, aunque finalmente han podido salir. En esta provincia, entre las 18.00 y las 20.00 se han registrado más de 120 incidencias por anegaciones de calles, viviendas, sótanos, naves industriales y garajes; desprendimientos de cornisas y caídas de ramas de árboles; problemas en el suministro eléctrico e incidencias en la red de saneamiento.

Un fallecido en Pontevedra

Las tormentas que están afectando a gran parte de la Península, especialmente fuertes en Jaén, Ciudad Real, Albacete, Toledo, Madrid, Ávila y Segovia, se han cobrado una vida, la de un hombre sepultado por un muro en Pontevedra. Así, Madrid, donde los bomberos han hecho más de 400 intervenciones, ha registrado tráfico congestionado y numerosas vías secundarias de Ciudad Real, Toledo, Granada y Jaén están cortadas. Villarrubia de los Ojos (Ciudad Real) ha pedido la declaración de zona catastrófica, mientras varios pueblos de la comarca de Cazorla, en Jaén, han sido desalojados.

El suceso más grave se registró la noche del martes en la localidad pontevedresa de Cotobade, donde una persona murió sepultada por un muro que se desprendió. En varios puntos de Jaén, Ciudad Real, Albacete, Toledo, Madrid, Ávila y Segovia, las lluvias han superado registros históricos a los que no llegaba desde el año 1951. Así, varias paredes y farolas fueron derribadas, sótanos y bajos de inmuebles quedaron inundados y varias personas fueron evacuadas en Madridejos (Toledo). Decenas de vecinos de la localidad de Villarrubia de los Ojos tuvieron que ser evacuados ayer de sus casas por las inundaciones causadas por el granizo y la lluvia. La localidad, que el pasado fin de semana ya sufrió los efectos del agua, el viento y el granizo, quedó ayer anegada por la lluvia, que entró en casi todas las casas y llegó a cubrir prácticamente por completo los coches en la parte baja de la localidad.

El pleno del Ayuntamiento local ha aprobado, en una sesión extraordinaria, solicitar ayudas para paliar los daños producidos por el temporal, así como la declaración de zona catastrófica, dada la magnitud del término afectado. Vecinos organizados con tractores evacuaron a las personas cuyas casas se habían inundado, entre ellos algunas ancianas que no podían valerse por sí mismas. Una vecina que no tuvo que ser evacuada declaró la pasada medianoche a ELPAIS.com que entre los establecimientos inundados se encuentran sotanos y supermercados. Además, según el testimonio de la mujer, se produjeron derrumbes de paredes y el agua arrastró piedras y barro desde la ladera de la montaña. Se recogieron hasta 22 remolques llenos de granizo.

Además, en la comarca de La Sierra de Segura la tromba de agua dejó anoche 130 personas desalojadas, numerosas casas dañadas por inundaciones, diez carreteras cortadas y el desbordamiento de algunos tramos del río Guadalimar. Los dos municipios más afectados, según el 112, fueron La Puerta de Segura y Puente de Génave, donde la cantidad de lluvia caída durante desde las 21.00 hasta las 4.00 obligó a llevar a cabo los desalojos. Lo más impactante, al margen de riadas que cubrían los coches hasta los señalizadores de intermitencia, ha sido un desprendimiento de roca registrado en la salida de La Puerta de Sergura hacia Siles.

En ese pueblo se han producido la mayoría de las evaciones, 100, ya que una barriada ha quedado completamente anegada por el lodo y el agua. El consejero de la Presidencia del Gobierno andaluz, Gaspar Zarrías, ha anunciado en La Puerta de Segura que el Ejecutivo regional ha puesto en marcha una orden para conceder ayudas de emergencia por las lluvias registradas anoche en la comarca jienense de la Sierra de Segura.

Cortes y accidentes en Madrid

En Madrid, los bomberos han efectuado 430 salidas, aunque ninguna de gravedad, desde las 9.00 de ayer hasta las 6.00 de hoy, de las que 180 fueron en la capital y más de 250 en el resto de la región, para achicar agua en garajes y sótanos, sanear fachadas y retirar árboles y ramas de la vía pública así como por las balsas de agua que se formaron en la vía pública. La fuerte tormenta causó también el corte de tres líneas de Metro y la rotura de un colector de saneamiento exterior, provocada por la lluvia, que inundó el vestíbulo de la estación Marqués de Vadillo de la línea 5. Esta estación sigue cerrada esta mañana y los trenes pasan pero no paran debido a la inundación.

En la región, especialmente en la capital y su área metropolitana, se han producido 135 accidentes de tráfico sin heridos graves entre las 6.00 y las 12.00 debido al mal tiempo. La cifra es siete veces superior a la de un día cualquiera. La lluvia ha provocado desde primeras horas más de 70 kilómetros de retenciones en las carreteras madrileñas. Lo más grave ha sido el vuelco de un camión articulado en el kilómetro 37,700 de la A-3, carretera de Valencia, que ha obligado a cortar entre los kilómetros 35 y 38 (entre Arganda del Rey y Perales de Tajuña), y a desviar el tráfico en la zona por la antigua carretera nacional, situación que continúa a las 10.30 horas.